Enfermedades laborales e incapacidades en el deporte.

Enfermedades laborales e incapacidades en el deporte.

El concepto de la salud es y debe ser clave en la articulación de una verdadera política pública deportiva. De hecho, nuestro texto constitucional en su artículo 43 así lo establece, la unión entre salud, hábitos saludables y práctica deportiva. La cuestión ahora es conocer si efectivamente se da continuidad a la literalidad del texto constitucional.

 

Esto es, si verdaderamente hay un enganche real entre la salud y la práctica del deporte a todos los niveles. Porque, no hemos de obviar que la Ley Orgánica 3/ 2013 de 20 de junio se denomina de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje.

 

Por tanto, hay una referencia al bienestar clara, en una Ley, que hay que indicar se ha centrado y ha requerido la mirada en el tema del dopaje, más allá de la salud, que es lo que, quizás, para algunos constituía la verdadera innovación de la misma. De hecho, su artículo primero señala:

 

“El objeto de la presente Ley es establecer un marco general de prevención de la salud y de lucha contra el dopaje en el ámbito de la práctica deportiva, en particular en el ámbito del deporte organizado o con licencia deportiva, en consonancia con los compromisos internacionales asumidos por España, con el propósito de establecer un entorno en el que predominen el juego limpio, la superación personal y la realización saludable del deporte”.

 

Y todo ello en consonancia con su artículo tercero, cuando concreta el significado de la protección de la salud:

 

“Se considera como protección de la salud en el ámbito del deporte el conjunto de acciones que los Poderes Públicos exigen, impulsan o realizan, según su respectivo ámbito de competencias, para conseguir que la práctica deportiva se realice en las mejores condiciones para la salud de los deportistas, así como para que se prevengan las consecuencias perjudiciales que puedan provenir de la actividad deportiva, especialmente, en el deporte de alta competición”.

 

Al hilo de esto, y analizando consecuencias que la práctica deportiva produce, quisiera hacer un ejercicio de  reflexión, sobre un tema que aún hoy, puede ser considerado como tabú, porque pone en evidencia todo este concepto de la salud del deportista, y su proyección en su ámbito profesional; e incluso, en su condición de ex deportista, y tiene que ver, una vez adentrado en la actividad propia del deportista, con aquellas consecuencias que son encuadrables en los conceptos de accidente laboral, en un mercado poco reconocible laboralmente, especialmente, en el ámbito de la mujer deportista, y en el denominado deportista autónomo.

 

Y en este sentido, quiero traer a esta reflexión el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en cuyo artículo 156, nos define que se entiende como accidente de trabajo.

 

Artículo 156.- Concepto de accidente de trabajo.

 

Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.

 

Y algo que no es ajeno al deportista de élite, por definición, que determina determinas secuelas, y que tiene que ver con el tema de la enfermedad profesional.

 

Artículo 157.- Concepto de enfermedad profesional.

 

Se entenderá por enfermedad profesional la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional.

 

Pues bien, estos temas que en el ámbito laboral común han sido conformados, como parte de la garantía de derechos laborales de los trabajadores. Queda muy subsumido en el del deportista profesional y casi anecdótico en el ámbito del deporte femenino profesional, ante la ausencia de ligas profesionales, convenios colectivos, y una mínima presencia de relaciones contractuales, no más del cinco por ciento en la ligas más destacas – fútbol y baloncesto femenino-.

 

Porque la clave aquí es demostrar que esa lesión o ese accidente ha tenido su origen en el ámbito laboral; unido a ello en, ocasiones,  a algún tipo de incumplimiento empresarial, vinculado a las obligaciones de prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud del trabajador, que por mor de estas circunstancias estaría facultado para reclamar (penal, civil o laboral)  una compensación económica  por los perjuicios sufridos por la salud.

 

Aún más, y esto sí que es frecuente en el mundo del deporte, por el tema de los desplazamientos, la sentencia  de la sala 4 del TS  de 23 de diciembre de 2013 consideró accidente “in itinere”, el sufrido por un trabajador que se desplazaba el domingo  por la noche desde su domicilio  familiar a su residencia de trabajo para iniciar la jornada al día siguiente por la mañana.

 

La sentencia destaca que la respuesta judicial debe adaptarse a las nuevas formas de organización personal vinculadas con el trabajo donde una creciente movilidad de los trabajadores se ha convertido en una realidad cotidiana.

 

Y en el deportes, sin duda. Habiendo producido un concepto de ampliación de la laboralidad a todo el tiempo en que el trabajador desplazado, en consideración a la prestación de sus servicios ve sometidas sus decisiones a la empresa.

 

Estas reflexiones, a modo de apunto, que traigo en este artículo vienen a servir, una vez más, de punto de inflexión sobre ese concepto de laboralidad reducida, en el que sigue habitando el deporte profesional en nuestro país, si exceptuamos la dos grandes ligas profesionales masculinas. Y que evidencia, una vez más, la necesidad de ir armando un nuevo marco normativo, donde se establezcan toda esa formulación, que lleve aparejado un régimen jurídico del deportista y la deportista profesional.

 

María José López González

Abogada

SOS deporte femenino.

SOS deporte femenino.

Nos trae Cristina Gallo otro de los gritos de los clubes ahogados por la falta de recursos. 

El Recreativo IES La Orden de Huelva, actual campeón de la división de honor de bádminton y vigente bronce europeo, sigue sin conseguir el dinero que necesita para inscribirse en el Campeonato de Europa de Clubes, que se disputarán en Milán en junio. Sólo cuenta con 900 de los 10.000 euros que necesita para participar.

El tetracampeón de España de bádminton continúa buscando inversores que apuesten por el club onubense y ha vuelto a hacer a hacer un llamamiento a los empresarios para recabar su apoyo. Únicamente han obtenido 900 euros por parte de una empresa y un onubense, que de forma anónima han realizado una donación. Gracias

El plazo de inscripción para el Campeonato de Europa finaliza el próximo 2 de mayo y, si el club se inscribe y luego renuncia por no contar con los medios económicos suficientes para participar, sería multado.

Y luego se harán todos fotos con campeonas como Carolina Marín que ha salido de este club. Para que haya más jugadoras y jugadores como ella hacen falta apoyos en la base. Sin recursos, no se llega.

Este es el resultado de la mala gestión de las personas encargadas del dinero público destinado al deporte. Estamos en plena fase de aprobación de los presupuestos generales del estado y seguimos en las mismas. Las mujeres no podemos competir, nos vemos obligadas a mendigar para poder entrar en las competiciones internacionales, las nacionales o las locales. 

Hablan y se les llena la boca de lo bien que lo hacen, que el deporte femenino nunca ha estado mejor. No se equivoquen, esta fatal. Cada día nos llegan casos de clubes o atletas que van al CSD y les dicen que les pueden ofrecer… el logo. ¡El Logo de mujer y deporte! jajajajajajajajajajjajajaajajajajajaja….

Estas mujeres son campeonas y están exigiendo una respuesta profesional. Y ustedes, gestores de lo público, demuestran su no saber hacer. Hablamos con deportistas que nos cuentan cómo van 12 representantes de una federación a los juegos de … China y luego no hay dinero para los deportistas.

La corrupción en las federaciones y la mala gestión de los guardianes de ese dinero por parte del  es patente. Se lo volvemos a repetir, acaben de una maldita vez con las miserias de mujer y deporte. Metanse el programa, literalmente, en las arcas generales y repartan 50-50. Eso es igualdad, el resto es una mala política deportiva. Una farsa más.

Volvemos a leer el Manifiesto de Mujer y Deporte del CSD y nos parece de humo… Y siete años de políticas que no llegan a puerto. 

  • Utilizar las posibilidades que ofrece el deporte como vehículo de formación de las personas y como transmisor de valores, con el fin de superar prejuicios y estereotipos que impiden a las mujeres y a los hombres desarrollarse según sus expectativas personales y su potencial individual.

 

  • Incluir la perspectiva de género en las políticas de gestión de la actividad física y el deporte para garantizar la plena igualdad de acceso, participación y representación de las mujeres, de todas las edades y condición, en todos los ámbitos y a todos los niveles: como practicantes, gestoras, dirigentes, entrenadoras, técnicas, árbitras, juezas, periodistas e investigadoras.

 

  • Introducir el Principio de Igualdad de Oportunidades como una máxima de calidad en la gestión dentro de la responsabilidad social corporativa de todas aquellas instituciones o entidades relacionadas con la actividad física y el deporte.

 

  • Facilitar el acceso y promoción de las mujeres en el deporte de competición, favoreciendo su incorporación y reconocimiento deportivo y social en el alto rendimiento y posibilitando la conciliación de su formación académica, desarrollo personal y profesional.

 

  • Fomentar el empleo de estrategias coeducativas en el ámbito escolar y deportivo, así como contextos de participación y práctica que faciliten la incorporación de chicas y de chicos a todo tipo de actividades como hábito permanente.

 

  • Asegurar la formación con perspectiva de género de los y las profesionales de la actividad física y del deporte, de acuerdo con las exigencias que establece la normativa legal vigente para los diferentes niveles: universitario, formación profesional, enseñanzas técnicas y cursos de formación permanente.

 

  • Promover la investigación en materia de mujer y deporte con el fin de que sirva de apoyo a políticas de igualdad efectivas en el deporte, así como para la aplicación de programas y elaboración de herramientas y otros materiales que permitan avanzar hacia una actividad física y deportiva cada vez más equitativa.

 

  • Apoyar la formación de redes y equipos multidisciplinares en el ámbito deportivo donde los/las profesionales expertos/as en igualdad y en deporte intercambien sus conocimientos y experiencias para favorecer la igualdad y eliminar las barreras que aún la dificultan.

 

  • Reflejar en los medios de comunicación una imagen positiva de las mujeres en el deporte, diversificada, exenta de estereotipos de género y como modelos de éxito personal, profesional y social.

Se lo pasaremos a las campeonas que no pueden ir a las competiciones por falta de recursos. Se lo pasaremos a las deportistas que nos llaman pidiendo visibilidad mientras que ustedes siguen regalando cada día horas de prime time televisivo y radiofónico al Real Madrid y el peinado de Piqué. Vergüenza debería de darles.

Seguimos sin una ley del deporte igualitaria y actual, sin un estatuto de la deportista, sin liga profesional femenina, sin espacio equitativo en las políticas deportivas, sin poder estar en loterias y apuestas del estado, sin tener referentes, sin cotizar a la seguridad social, sin recibir dinero de nuestra imagen, sin pasar del 8% de cobertura mediática, sin patrocinadores, sin recursos para competir…

Seguiremos recordando hasta que lo tengamos. Seguiremos escuchando el grito del deporte femenino que se ahoga por falta de recursos, seguiremos denunciando hasta que cumplan las leyes. Seguiremos hasta que lo consigamos.  50-50 es igualdad.

MM

 

 

 

Derechos y leyes. ¿Los tenemos, quién los gestiona?

Derechos y leyes. ¿Los tenemos, quién los gestiona?

Recuperamos el otro dia un artículo de hace un par de años sobre los derechos de imagen y hoy volvemos con otro más actual.

Hemos estado comentando mucho y lo seguiremos haciendo. Andamos liadas estos días con los Presupuestos Generales del Estado y hablando con las asociaciones y políticas sobre qué deberíamos hacer para conseguir la igualdad en el deporte.

Esta es nuestra conclusión. Vamos a plantear que desaparezca mujer y deporte. Vamos a decirles que de todo el presupuesto con que han dotado al programa, que cojan esa minúscula partida que dedican desde hace años y con poco éxito a promocionar el deporte femenino, y que se la metan, literalmente, en los presupuestos generales. Y de ese monto, el 50% a las mujeres.

Así empezaríamos a hablar de igualdad, a cumplir una ley que está sin aplicar y que es la Ley de Igualdad,

Nos dicen que somos radicales, lo somos. No queremos esperar ni un día más a ser ciudadanas de primera. Con los mismos derechos y las mismas obligaciones. Si, también queremos repartir las obligaciones como los permisos de maternidad y paternidad.

Queremos una liga profesional. Queremos disfrutar de las ingentes cantidades de publicidad gratuita que les regalamos graciosamente a el fútbol masculino, a Ronaldo y a Messi, y a sus clubes respectivos diariamente a través de la televisión pública. Las nacionales y las autonómicas. Con mis impuestos. 

Se acabó. Metanse en la cabeza que exigimos el cumplimiento de las leyes. Queremos que las loterías y apuestas del estado tengan deporte femenino y que los beneficios reviertan en las deportistas.

Y lo queremos ya.

Queremos recuperar nuestros derechos, Salir a correr y empujar a quien quiera sacarnos de la pista. El dorsal 261 es una inspiración. Y una realidad. Los años de paños calientes no han servido para nada a la hora de ser efectivas. La brecha salarial en el deporte, es una quimera porque no hay salarios.

Quieren esperar, no sabemos a qué o quién. Pero hasta que no nos pongamos a correr, seguiremos discutiendo,

Y hablando de discutir, seguimos con los derechos de Imagen. Y las discusiones que hemos tenido a propósito estos días. Por que ya nos han llamado para ofrecernos un espacio en el estadio. Poner una bandera de publicidad  de la Asociación por el módico precio de 6.000 euros. Mmmmm, quien se lo lleva? quien lo gestiona?

María José López, abogada y especialista en derecho deportivo nos trae este artículo.

Los derechos de imagen de los deportistas: ¿en streaming, vía federaciones? ¿Bajo qué título habilitante?

Los éxitos de los deportistas de nuestro país constituyen, sin duda, el mejor reclamo para cualquier ventana a la hora de ofrecer el espectáculo deportivo. Es un hecho, que los derechos de imagen constituyen el acervo más genuino que posee el deportista.

En nuestro país la imagen constituye parte del ser personal y social de cada individuo. Y la protección a la imagen una demanda, conformada por un derecho fundamental:

Artículo 18

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

De hecho, su protección está, en el ámbito personalísimo, depositada en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Una Ley, que de acuerdo a lo establecido en el artículo 18 de la Constitución, señala que  el respeto de tales derechos constituye un límite al ejercicio de las libertades de expresión, que el propio precepto reconoce y protege con el mismo carácter de fundamentales.

Por tanto, estamos hablando de una materia con un calado, contextualizado en el ámbito de los derechos fundamentales. Y aunque, no estemos, dentro del uso de la mercantilización de los derechos de imagen en un ámbito de desposesión del derecho al honor, no es una materia de fácil mercadeo. Y, de ahí, que como juristas se deba advertir, acerca de esa utilización de uso, con menoscabo de los derechos inherentes a la propia imagen, y al uso publicitario que se pudiera hacer de la misma.

En el ámbito del deporte, donde los derechos de imagen tienen un proceso de bifurcación entre el que la explota y el queda subsumido a esa explotación, observamos en el artículo 7 del Real Decreto 1006/1985, que regula la relación de los deportistas profesionales lo siguiente:

Artículo 7. 3. Derechos y obligaciones de las partes.

Tres.-En lo relativo a la participación en los beneficios que se deriven de la explotación comercial de la imagen de los deportistas se estará a lo que en su caso pudiera determinarse por convenio colectivo o pacto individual, salvo en el supuesto de contratación por empresas o firmas comerciales previsto en el número 3 del artículo 1 del presente Real Decreto.

Pues bien, una vez situada estas reglas de juego, conviene cuestionarnos el tema, a través de algunas de las siguientes preguntas, que no obvian, formar parte de una demanda:

¿Qué ocurre con los que no tienen contrato, a pesar de estar en ligas con repercusiones mediáticas y que mantienen sponsors, que actúan sobre la proyección del espectáculo, generado por el deportista y la deportista; y, por tanto, no tienen un instrumento legal por el que vele ese derecho de retorno, en base a un uso comercial de su imagen?

¿Qué ocurre con aquellos deportistas, en este caso, las deportistas femeninas, que en España, ninguna tiene convenio colectivo; y por tanto, no podemos hace decaer este derecho y su regulación en el convenio colectivo?

Bajo estos dos cuestiones – reflexiones, una no puede por menos, que sentirse interesada y con curiosidad manifiesta, acerca de posibles acciones de carácter mercantil, de unos terceros, donde entran en juego esos derechos de imagen, tanto de carácter individuales, como colectivos, que prevé comercializarlo bajo un operador.  ¿Y cómo se va a diligenciar esta operación? Concretamente, en lo que ha aparecido en prensa sobre una supuesta operación de mercantilización, por streaming de eventos deportivos, a un canal, y con el acuerdo directo de las Federaciones, de forma individualizada, que ha planteado la Liga de Fútbol Profesional – que al paso que va, va a monopolizar, bajo el trazado del dinero, el deporte en nuestro país-.

Y la pregunta que surge, a la que consecutivamente llevan otras serían: ¿qué título habilitante tienen las Federaciones para ceder los derechos, sobre determinadas ventanas, con determinados sponsors?, ¿qué retorno económico,  sobre esa cesión, que según Real Decreto 1006, viene vía contrato o convenio, se adquiere, en nombre del deportista?, esto es, ¿dónde está la cesión de uso indeterminado de ese deportista? Y más, cuando por medio hay cantidades económicas, que aventuran causa- efecto de carácter lucrativo. O todo ello, es encuadrable en lo que podríamos llamar, ¿expropiación de derechos de imagen, por un bien mayor? que, entiendo, no se conoce. Y asumo, desde ya,  que el deportista no es consciente de este uso, de cualificación económica, que se hace bajo el objeto de su participación en competición.

Y es que este tema ya empieza a doler al deportista, porque a falta de reiteración no se consigue resultado, cuando no se ha desarrollado la Ley del Juego de 3/ 2011, en su disposición adicional sexta, sobre el retorno de las apuestas, en el juego on line, o el reglamento que debería desarrollarse por el Real Decreto 2015 de los derechos de retrasmisión deportiva fútbol, con efecto a los deportista de alto nivel. En demasía, los verdaderos protagonistas, los deportistas, se ven sin cierto amparo, ante la fluctuación de negocios, y uso de su imagen, que sin que para ellos vean resarcidos sus esfuerzos, y el uso ante un no retorno de sus derechos de imagen.

Francamente, considero, que merece una reflexión por parte de todos, y no se puede seguir perjudicando los derechos de imagen de los deportistas, en pro de un bien general, que ni es general, ni siquiera es el bien deseado, sino, muy, al contrario, pudiera resultar el negocio de unos pocos. Y en nombre de los deportistas deberíamos ser contundentes, y exigir respeto y consenso con los deportistas cuando se trata de negociar sobre sus derechos de imagen.

 

María José López González

Abogada

 

 

 

 

 

Derechos de Imagen. ¿Quién se lucra?

Derechos de Imagen. ¿Quién se lucra?

Estos días donde se vuelve a poner los derechos de imagen en la palestra. “La liga” quiere los derechos de imagen de las federaciones.

Y nos volvemos a preguntar, por que tenemos que renunciar a nuestros derechos de imagen por federarnos. Aquí os dejamos un artículo de María José López que tiene ya dos años, pero que como me comentaba esta misma mañana, la normativa no ha cambiado y las deportistas están más afectadas al carecer de convenio colectivo y contrato, que es donde se regula de acuerdo al real decreto 2006.

No saber qué firmar, es dejar que otros se lucren a nuestra costa.

Es un  hecho que el deporte en nuestro país cada vez está mas sponsorizado, fruto del efecto mediático del mismo y de algunos de sus protagonistas.

Los éxitos, sus hitos y el atractivo de algunas competiciones han sido objeto de reclamo de importantes marcas, que buscan en la imagen del deportista la proyección de la misma en dimensiones distintas a la actividad mercantil en sí, en un intento de introducir esa imagen de marca como un estilo de vida propio.

Los derechos de imagen del deportista contienen una pléyade de efectos que están en relación a dos conceptos: el primero, el más personal o íntimo, que sería el que correspondería a un concepto inalienable; y el segundo, el que contiene el elemento más alineable, que sería el expuesto a la mercantilización y la proyección externa de la misma.
Y en este contexto, el deportista se encuentra inmerso en distintos escenarios en los que su imagen entra en acción, en su vinculación con las Federación, la pertenencia a un club, la interacción en su calidad de representante en competiciones internacionales del país al que representa; así como en la participación cuando compite en el amplio sentido del término.
En estos escenarios descritos, la vinculación real no siempre se produce desde una situación de consenso, ni de supeditación a cesión de derechos que le correponde per se. Y es ahí, por tanto, donde se debería trabajar para contextualizar hasta qué punto el deportista tiene que negociar la cesión de derechos de imagen alguno, que impliquen compromisos con terceros que pudieran derivar en acuerdos sobre la proyección de su imagen; a través de marcas o sponsors que no coinciden plenamente con la proyección que de su imagen quiera dar, o, por ejemplo, que pudieran contravenir sus creencias.
Teniendo en cuenta el marco legal en el que debiera ampararse el concepto de los derechos de imagen, siendo consciente de la dualidad entre lo mercantil y lo civilista; esto es, entre lo que se puede comerciar y lo que no.
Por lo que resulta altamente sorprendente la firma de contratos, bajo ese concepto, de  los denominados de adhesión; cuando en juego está la posible claudicación de la protección del uso de su imagen, frente a un tercero que negocia en su nombre, sin tener el titulo jurídico habilitante para hacerlo, porque no se ha producido esa cesión en firme, y además, sin que aparezcan los condicionantes que esa cesión implica, tratándose de este derecho en cuestión.

De hecho, la praxis indica que cada vez más se está produciendo la presencia de cláusulas abusivas, con efectos a terceros y a tempore, que, incluso, pueden incidir  en el futuro de una negociaición del deportista de su imagen, encontrarse con cláusuas sobrevenidas que pueden resultar perjudiciales para esa negociación con nuevos sponsors, tanto desde el punto de vista temporal como de contenido.

Teniendo en cuenta que en contratos donde está latente el uso de la imagen como proyección referecial se hace absolutamente necesario tener cláusulas de revisión anual, que han de ser contempladas para no perjudicar a una de las partes, y producirse situación de no equilibro entre los firmantes.

Y la otra cuestión sobre la que conviene reflexionar no es otra que la del uso y cesión del derecho. Dos conceptos totalmente diferentes desde el punto de vista doctrinal y jurídico, pero con excesiva frecuencia uno subsume al otro, es el caso del derecho, frente al uso.

Que además de obedecer a dos conceptos jurídicos diferentes, debieran ser expuestos en un contrato con la fuerza legal que les corresponde. Y, en cambio, con demasiada frecuencia una observa en contratos, de duración excesiva, la cesión del derecho, frente a la contextualización del uso del mismo.

 

María José López González
Abogada

ZARAGOZA APUESTA POR ELLAS

ZARAGOZA APUESTA POR ELLAS

El Ayuntamiento de Zaragoza demuestra que, con voluntad y medidas reales, la política puede hacer mucho más por las mujeres en el deporte que grandilocuentes presentaciones y palabras al viento. El consistorio ha dado un paso en apoyo al fútbol femenino con una apuesta fuerte por la promoción real de este deporte entre las mujeres, incluyendo la obligatoriedad de tener equipos de féminas a los clubes que quieran ser concesionarios de una instalación.

La Concejalía de Deportes del consistorio zaragozano ha aprobado un pliego de condiciones entre las que se encuentra la obligación de tener un equipo femenino en tres temporadas para fomentar el fútbol femenino. Según el concejal de deportes zaragozano, Pablo Hijar “Resulta escandaloso las pocas fichas femeninas que tenemos. Somos la Comunidad Autónoma con más fichas de fútbol por habitante, pero más del 90% son masculinas. Estamos por debajo de la media en femenino, una situación que nos llamó la atención y más teniendo al Zaragoza CFF en Primera división”.

Los clubes se han rebelado contra la medida aduciendo que obligarles a crear un equipo femenino no es viable. El concejal reconoce que “hay una resistencia a entrar en el fútbol femenino, porque la falta de mujeres en ciertas categorías obliga a realizar mayores desplazamientos, no hay equipos cercanos locales y esto incrementa los costes. La discrepancia más importante es que nosotros queremos obligar. Nosotros pensamos que si seguimos dejándolo a su voluntad seguirán otros 20 años sin hacer nada”. El concejal reconoce que con respecto a todas las condiciones serán flexibles, “es una red muy desigual, no es lo mismo los barrios periféricos que los del centro. Seremos flexibles para adecuar a la realidad”. En cuanto a la obligatoriedad de un equipo femenino también abre la puerta a otras opciones como la formación de equipos mixtos, “siempre que tengan el 50%. No admitiremos equipos de 18 jugadores y una jugadora. Creemos que Zaragoza tiene potencial de mujeres, no puede ser que cualquier comunidad autónoma de nuestro alrededor nos duplique en número”, e insiste “creemos en las medidas de discriminación positiva para la incorporación de las mujeres. Tiene que haber cuotas”. 

Este pasado fin de semana hemos puesto muchas ideas sobre la situación del deporte femenino en el Congreso Estatal  de Mujer y Deporte que organizó la Diputación de Valencia. Maravillosas mujeres con inspiradoras ponencias para revertir desde ya la situación de la discriminación femenina en el deporte en España. Ya os iremos hablando y contando como fué. Una de ellas, Dorleta Ugalde, Técnica de Deportes del Gobiernos Vasco, nos contaba en su exposición “sin intervención no hay cambio. Si se dejan las cosas como están,  no van a cambiar” Por eso, aplaudimos la decisión de las instituciones que afrontan el cambio con acciones concretas.

La medida podría cambiar la falta de fichas femeninas: “Pensamos que en Zaragoza y Aragón hay un margen para hacer crecer el fútbol femenino por eso obligamos a los clubes gestores de instalaciones a crear un equipo femenino en tres años. Pondremos medidas de apoyo para ayudarles, para captar a mujeres y niñas que quieran practicar fútbol”.

Los afectados son los clubes que regentan 28 instalaciones municipales de fútbol que suman un total de 40 campos de juego. Cada instalación está cedida a un club gestor, aunque existe algún campo que está gestionado por más de uno, pero hasta la fecha no se les exigía ningún requisito para explotar la instalación. Estos campos suponen al Ayuntamiento de Zaragoza un gasto de dos millones de euros. En este momento los clubes no pagan nada por la explotación, mientras que el consistorio corre con los gastos de agua, luz, gas y mantenimiento del césped artificial, mientras que los clubes obtienen ingresos por la explotación del bar, la publicidad de los campos e incluso el alquiler a terceros del campo. No suena muy justo. 

Pablo Hijar reconoce que “hay de todo. Hay presidentes que en privado han dicho que no quieren fútbol femenino en sus instalaciones, que ya tienen la instalación llena y que no cabe ninguno más, pero también varios clubes ya nos han dicho que están dispuestos a aceptar las condiciones. De hecho el Zaragoza CFF están dispuestos a firmar ya”.

El Zaragoza CFF es el único equipo aragonés en la máxima categoría pero no se encuentra entre los 28 clubes que explotan instalaciones deportivas, fuente de recursos para estos.

Su vicepresidente, Rubén Alcaine, considera que es “una buena medida porque son tres años para crear la sección. Si demuestra que oferta plazas y no llena, no pasa nada. Ellos dicen que no hay chicas, yo digo que no hay oferta”.

El Zaragoza CFF ha solicitado ser uno de los clubes que puedan explotar una instalación porque sería una fuente de recursos para ellas. El único club en Primera División tiene nueve equipos, 150 niñas y pagan 30.000 euros al año por el alquiler de los campos de la Federación Aragonesa en los que entrenan y juegan. Como ellas, otros equipos también utilizan estos campos y abonan el canon correspondiente.

Para Alcaine no es nueva la situación, “siempre hemos pedido una instalación para explotar a todos los equipos de gobierno que hemos tenido. Necesitamos generar recursos y al final somos los que tenemos un equipo en Primera división y mantenerlo en la máxima categoría cuesta mucho dinero. Si no somos capaces de confeccionar una plantilla competitiva, la temporada siguiente estoy en Segunda. La Liga Iberdrola nos lleva a crecer y para eso necesitamos recursos porque al final somos cuatros los equipos femeninos independientes. Si nosotros somos capaces de generar recursos podremos subsistir.”

El vicepresidente del Zaragoza CFF no cree que en Aragón estén contra el fútbol femenino, “cuando dicen que no hay niñas es más un problema de mentalidad, pero a nivel nacional. Dicen que no hay demanda, que no vende, pero ¿qué es lo que no vende? Nosotras estamos en Gol TV y tenemos nuestra cuota de audiencia. No podemos quedarnos en hay que ayudar, hay que fomentar… hay que tomar medidas”.


Cristina Gallo
Periodista y Escritora
  
Nada que perder, todo por ganar. La pasión femenina arrasa!

Nada que perder, todo por ganar. La pasión femenina arrasa!

Me levanto con la resaca de la gran manifestación en Madrid con el 8M para seguir pidiendo lo mismo. Igualdad. Igualdad. En todo y para todo. Cientos de miles de voces pidiendo un derecho natural. La no discriminación de la mitad de la población por el hecho de ser mujer. 

Acabamos en un bar, entre pancartas y pies damnificados y con la camaradería de las mujeres y de los hombres a los que invadimos ocupando su mesa. Un par de ciudadanos Brasileños con los que acabamos compartiendo cañas y el partido del Barcelona contra el PSG. 

Miraba el aluvión de goles mientras que los Brasileños comentaban que el partido estaba comprado. Que era imposible la remontada. Y les pregunté por el fútbol de mujeres. Martha! Me contestan. Pero nada más allá del deporte y las mujeres. Gol y gol, mientras que los últimos manifestantes cierran una de las mayores concentraciones que recuerde. Seguimos peleando y exigiendo. 50-50 es igualdad. El resto, discriminación. Visibilizar y compartir espacios deportivos.

Yo trataba de seguir las noticias de nuestra selección española femenina, que se estaba jugando la final de la Copa Algarve. Ganamos, ¡qué alegría! Pero no tenía nadie cerca con quien celebrarlo. Los brasileños ya se habían ido y las mujeres que caminamos y gritamos por nuestros derechos, también. Menos mal que me quedan las Redes Sociales para lanzar un ¡Hurra! por nuestra victoria de mujeres. 

Ayer en la manifestación,  me enorgullecí de las nuevas generaciones que si que van a disfrutar de esa igualdad. Y de las jóvenes promesas del deporte que vienen pisando fuerte. Así que paseando por las redes, he encontrado este artículo de una promesa del periodismo Mari Carmen Rodríguez. Esta es la pasión que necesitamos para contar. Estas son las verdades que algunos quieren ocultar bajo sus contratos publicitarios o sus puestos paga hipotecas. La rabia que una deportista necesita para ganar y la rabia que necesitamos todas para exigir igualdad.

Aquí la dejo. Con su artículo (pincha para leer el artículo). Es una crack. Una mujer sin nada que perder y todo por ganar. Os recomiendo su lectura y su empuje. Esa pasión es la nuestra. Como la  de cualquier mujer que venga a pelear por los derechos de las deportistas con esa fuerza. Esta es tu casa. Tu espacio. El de todas. 

Nuestra primera participación en la Algarve Cup y nos hacemos con el trofeo. Independientemente del nivel de forma de nuestros rivales, el trabajo de España ha sido muy meritorio. Debemos estar a la altura para encarar el Europeo de Holanda y poder superar nuestras expectativas. Y, oye, que también ha sido una alegría inmensa.

Han hecho historia y no es un día cualquiera. Quizás por eso me he tomado la libertad de sacar un hueco y escribir sobre los pensamientos que se pueden tener desde un despacho. No hemos podido disfrutar del torneo por televisión, y quizás ya no nos sorprende. Y es ahí donde está el problema.

¿Os imagináis un torneo de la Absoluta masculina con la misma cobertura? Ahí tenéis la respuesta a la tan ansiada igualdad.

Gracias a Rayo Total por dejarme plasmar mi parecer y, no voy a negarlo, mi indignación y mi enfado.

“¿Qué esperabais? Ni nos planteamos ofrecer cobertura para conmemorar ningún Día de La Mujer, ese trabajo hay que hacerlo diariamente y no en momentos puntuales. De nada, es mejor que sepáis de antemano el nulo apoyo que van a tener las jugadoras y así no tengáis que rebanaros la sesera buscando canales de televisión hasta el último minuto. Reconocedlo, teníais algún atisbo de esperanza, por eso de que es lo último que acaba por perderse. Pero se perdió, como se pueden perder unas elecciones, como se puede perder la paciencia ante el desprecio de una institución, como se pueden perder hasta los modales por la indignación de un trato que se puede considerar vejatorio”.

Un placer.