El valor añadido que aporta una deportista al mundo laboral.

El valor añadido que aporta una deportista al mundo laboral.

Hace poco he leído en Createch540º un artículo de Silvina Campanini sobre “El liderazgo que lleva a la acción”, en donde habla de las cualidades que ha de tener un líder y el reto que supone dirigir bien un equipo.

Sin embargo, si muchas de esas cualidades las tiene también el trabajador, la tarea del líder es más fácil. Una deportista en el puesto adecuado es una trabajadora excelente. No son solo los valores del deporte sino el cómo se prepara para llegar a lo más alto, las cualidades que aprende, las habilidades que desarrolla.

Hoy en día, las empresas deben estar renovándose y adaptándose constantemente, si quieren ser competitivas en un entorno en el que todo cambia rápidamente. A la deportista le pasa esto mismo con frecuencia, por lo que es buena adaptándose a nuevos escenarios y tiene facilidad para desarrollar nuevas habilidades.

Una buena deportista está acostumbrada a planificar, bien sea a corto o largo plazo y sabe que siguiendo el plan con disciplina puede llegar a la meta marcada. Esto llevado a la empresa, significa que le permite tener la visión total de un proyecto y saber cómo transformar la estrategia en acción.

Asimismo, ha aprendido a controlar la ansiedad y a trabajar con presión, es tenaz, rara vez se da por vencida, por lo que en el trabajo, si un camino no es viable, buscará otro que lo sea, y a medida que vaya siendo más eficaz, se volverá más eficiente.

Del mismo modo, la deportista está constantemente evaluando el camino a su meta, lo que le hace ser buena gestionando el tiempo y priorizando. En una empresa es esencial tener trabajadores con estas dos características.

Otra de las cualidades que tiene una deportista de élite es el verdadero autoconocimiento, ya que es algo imprescindible para competir al máximo nivel. Y cuando digo verdadero, me refiero a sincero, porque es difícil y duro llegar a conocerse y reconocer los defectos ante ella misma y ante su equipo técnico. Este autoconocimiento le hace ser humilde, Humilde cuando le critican, y aprende a distinguir la crítica constructiva para aceptarla y corregir, de la que no lo es y conseguir que no le afecte. Sabe que con su esfuerzo no tiene que impresionar a nadie, nada es apariencia, en el deporte no te puedes auto engañar, no sirve de nada.

Para trabajar en equipo es conveniente ser humilde, y saber que tú no eres la única, formas parte de algo mayor en donde todos cuentan, la deportista sabe subsumir sus egos y metas individuales bajo las metas del equipo. Además, ha aprendido a escuchar al entrenador y a saber ser dirigida, por lo que hará lo mismo con sus superiores.

La buena deportista trabaja tanto en el plano físico como en el mental, lo que le permite desarrollar una acción en plena concentración, sin que nada le distraiga, no importa el entorno. Esto es una ventaja en las empresas de hoy en día, en donde lo que prima son los espacios diáfanos, sin despachos.

La buena deportista tiene mentalidad de campeona, que significa tener una meta e ir a por ella, aprovechando al máximo todos los elementos que tenga a su disposición, no gastando sus energías mentales enfadándose en las situaciones problemáticas, sino transformándolas en su beneficio.

Con todo esto… ¿qué empresa no querría contar con una deportista de élite en su plantilla?

 
Pilar Calvo
Campeona de España de tiro olímpico – skeet

ZARAGOZA APUESTA POR ELLAS

ZARAGOZA APUESTA POR ELLAS

El Ayuntamiento de Zaragoza demuestra que, con voluntad y medidas reales, la política puede hacer mucho más por las mujeres en el deporte que grandilocuentes presentaciones y palabras al viento. El consistorio ha dado un paso en apoyo al fútbol femenino con una apuesta fuerte por la promoción real de este deporte entre las mujeres, incluyendo la obligatoriedad de tener equipos de féminas a los clubes que quieran ser concesionarios de una instalación.

La Concejalía de Deportes del consistorio zaragozano ha aprobado un pliego de condiciones entre las que se encuentra la obligación de tener un equipo femenino en tres temporadas para fomentar el fútbol femenino. Según el concejal de deportes zaragozano, Pablo Hijar “Resulta escandaloso las pocas fichas femeninas que tenemos. Somos la Comunidad Autónoma con más fichas de fútbol por habitante, pero más del 90% son masculinas. Estamos por debajo de la media en femenino, una situación que nos llamó la atención y más teniendo al Zaragoza CFF en Primera división”.

Los clubes se han rebelado contra la medida aduciendo que obligarles a crear un equipo femenino no es viable. El concejal reconoce que “hay una resistencia a entrar en el fútbol femenino, porque la falta de mujeres en ciertas categorías obliga a realizar mayores desplazamientos, no hay equipos cercanos locales y esto incrementa los costes. La discrepancia más importante es que nosotros queremos obligar. Nosotros pensamos que si seguimos dejándolo a su voluntad seguirán otros 20 años sin hacer nada”. El concejal reconoce que con respecto a todas las condiciones serán flexibles, “es una red muy desigual, no es lo mismo los barrios periféricos que los del centro. Seremos flexibles para adecuar a la realidad”. En cuanto a la obligatoriedad de un equipo femenino también abre la puerta a otras opciones como la formación de equipos mixtos, “siempre que tengan el 50%. No admitiremos equipos de 18 jugadores y una jugadora. Creemos que Zaragoza tiene potencial de mujeres, no puede ser que cualquier comunidad autónoma de nuestro alrededor nos duplique en número”, e insiste “creemos en las medidas de discriminación positiva para la incorporación de las mujeres. Tiene que haber cuotas”. 

Este pasado fin de semana hemos puesto muchas ideas sobre la situación del deporte femenino en el Congreso Estatal  de Mujer y Deporte que organizó la Diputación de Valencia. Maravillosas mujeres con inspiradoras ponencias para revertir desde ya la situación de la discriminación femenina en el deporte en España. Ya os iremos hablando y contando como fué. Una de ellas, Dorleta Ugalde, Técnica de Deportes del Gobiernos Vasco, nos contaba en su exposición “sin intervención no hay cambio. Si se dejan las cosas como están,  no van a cambiar” Por eso, aplaudimos la decisión de las instituciones que afrontan el cambio con acciones concretas.

La medida podría cambiar la falta de fichas femeninas: “Pensamos que en Zaragoza y Aragón hay un margen para hacer crecer el fútbol femenino por eso obligamos a los clubes gestores de instalaciones a crear un equipo femenino en tres años. Pondremos medidas de apoyo para ayudarles, para captar a mujeres y niñas que quieran practicar fútbol”.

Los afectados son los clubes que regentan 28 instalaciones municipales de fútbol que suman un total de 40 campos de juego. Cada instalación está cedida a un club gestor, aunque existe algún campo que está gestionado por más de uno, pero hasta la fecha no se les exigía ningún requisito para explotar la instalación. Estos campos suponen al Ayuntamiento de Zaragoza un gasto de dos millones de euros. En este momento los clubes no pagan nada por la explotación, mientras que el consistorio corre con los gastos de agua, luz, gas y mantenimiento del césped artificial, mientras que los clubes obtienen ingresos por la explotación del bar, la publicidad de los campos e incluso el alquiler a terceros del campo. No suena muy justo. 

Pablo Hijar reconoce que “hay de todo. Hay presidentes que en privado han dicho que no quieren fútbol femenino en sus instalaciones, que ya tienen la instalación llena y que no cabe ninguno más, pero también varios clubes ya nos han dicho que están dispuestos a aceptar las condiciones. De hecho el Zaragoza CFF están dispuestos a firmar ya”.

El Zaragoza CFF es el único equipo aragonés en la máxima categoría pero no se encuentra entre los 28 clubes que explotan instalaciones deportivas, fuente de recursos para estos.

Su vicepresidente, Rubén Alcaine, considera que es “una buena medida porque son tres años para crear la sección. Si demuestra que oferta plazas y no llena, no pasa nada. Ellos dicen que no hay chicas, yo digo que no hay oferta”.

El Zaragoza CFF ha solicitado ser uno de los clubes que puedan explotar una instalación porque sería una fuente de recursos para ellas. El único club en Primera División tiene nueve equipos, 150 niñas y pagan 30.000 euros al año por el alquiler de los campos de la Federación Aragonesa en los que entrenan y juegan. Como ellas, otros equipos también utilizan estos campos y abonan el canon correspondiente.

Para Alcaine no es nueva la situación, “siempre hemos pedido una instalación para explotar a todos los equipos de gobierno que hemos tenido. Necesitamos generar recursos y al final somos los que tenemos un equipo en Primera división y mantenerlo en la máxima categoría cuesta mucho dinero. Si no somos capaces de confeccionar una plantilla competitiva, la temporada siguiente estoy en Segunda. La Liga Iberdrola nos lleva a crecer y para eso necesitamos recursos porque al final somos cuatros los equipos femeninos independientes. Si nosotros somos capaces de generar recursos podremos subsistir.”

El vicepresidente del Zaragoza CFF no cree que en Aragón estén contra el fútbol femenino, “cuando dicen que no hay niñas es más un problema de mentalidad, pero a nivel nacional. Dicen que no hay demanda, que no vende, pero ¿qué es lo que no vende? Nosotras estamos en Gol TV y tenemos nuestra cuota de audiencia. No podemos quedarnos en hay que ayudar, hay que fomentar… hay que tomar medidas”.


Cristina Gallo
Periodista y Escritora
  
8 de Marzo. Denunciando la desigualdad de las mujeres en el deporte.

8 de Marzo. Denunciando la desigualdad de las mujeres en el deporte.

El ocho de marzo está definido mundialmente como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una conmemoración que viene celebrándose desde inicios del siglo pasado; con el objetivo y la finalidad de continuar reivindicando el papel de la mujer, en su acceso en igualdad de trato en todas sus facetas como persona y como ciudadana.

 

Pues bien, a todo ello, contamos con la propia sociedad  y su capacidad de cambiar roles y estereotipos, que deberían haber sido superados.

 

Y, al mismo tiempo, la fuerza emergente de la Ley que excluye cualquier atisbo de discriminación por causa de sexo. La realidad, no obstante, nos dice, y sistemáticamente nos niega el principio de equidad e igualdad de trato a muchas mujeres, por el hecho de serlos.

 

Hoy, quisiera, poner la mirada en el deporte en nuestro país. Y, especialmente, en su ámbito profesional. Ni la Ley del Deporte de 1990, ni siquiera el Real Decreto de 1985 que regula las relaciones de los deportistas profesionales hace mención alguna al concepto de género, e igualdad en esta actividad profesional.

 

A este marco normativo obsoleto, ineficaz en relación al concepto de igualdad, hay que añadirle la fuerza de los usos y las costumbres que han negado, con cierta sistemática la presencia de la mujer en el deporte. Hasta llegada, su propia evolución, que las ha hecho visible, porque han sido merecedoras de gestos, y hazañas deportivas. Ni siquiera, en la legislación española, con el concurso y presencia de la Ley de Igualdad de 2007 hemos roto esa barrera de la inequidad en el ámbito laboral del deporte en la mujer.

 

De hecho, esta ley lo saldó con un artículo, el 29, donde proclama lo de siempre, que hay que promover el deporte en la mujer a lo largo de su proyección personal. Curiosamente, habría que enfrentar esta carencia normativa, en la propia Ley de Igualdad, a lo que sí hace, por el contrario, al ejercicio profesional en las Fuerzas Armadas, al que dedica un Capítulo entero – el Cuarto-.

 

Pues bien, ni siquiera por lo mediático que es el deporte, hemos logrado desde la sociedad romper la barrera de la discriminación, ni de HECHO, ni de DERECHO, que como jurista es lo que realmente me preocupa. Podríamos decir con rotundidad que es el único ámbito laboral de nuestro país que discrimina a las mujeres per se. Y esto debiera ser causa y controversia de un reproche social contundente.

 

Y de una protesta sin paliativos por parte de la mujer deportista. Que, en honor a la verdad, se preocupa más de llevar a cabo su carrera, sus méritos deportivos, que la consecución de conquistas laborales. Y si no, no se podría entender a las alturas del siglo XXI que se pueda afirmar la inexistencia de Ligas Profesionales Femeninas, con lo que significa del desarrollo de derechos consustanciales a su ámbito laboral; inexistencia de convenios colectivos, existen sólo para sus colegas masculinos. Impensable que el derecho laboral común pueda soportar que en un mismo ámbito laboral el convenio sólo afecte a los hombres per el hecho de serlos;  y no a las mujeres,  ejerciendo ambos – trabajador/ trabajadora –  la misma actividad laboral.

 

Algo seguimos haciendo muy mal. Y todo ello derivando en la no presencia de sindicatos al uso, inexistencia de Comisiones Mixtas para reclamar impagos  por parte de las jugadoras, frente a las Comisiones Mixtas de los chicos y sus ligas respectivas.

 

O, lo mas grave aún, dándose el caso en el mismo equipo de la máxima categoría de cualquier liga,  del hecho de que  la jugadora extranjera llega a tener contrato por mor de su permiso de residencia, y que trae causa de la legislación laboral común; y por el contrario la española no, por no exigencia del ámbito laboral deportivo.

 

Otro ejemplo, que podríamos añadir, tiene que ver con su condición de futura madre,  el sometimiento a cláusulas de penalización del embarazo.  Así como el hecho, a más a más, ante esa falta de contratos, de la desventaja a la que se ve abocada una deportista, frente a su colega masculino, en relación al hecho de  no priorizar la vinculación ante la ausencia de contrato, frente a la licencia, que es requisito administrativo.

 

Estos son algunos ejemplos, referidos a la desigualdad en el ámbito laboral. Un derecho que conforma la fuerza de cualquier declaración universal de los Derechos Humanos.

 

A todo ello, para ir ahondando en esa ausencia de igualdad en el ámbito laboral de la mujer,  podríamos preguntarnos, por ejemplo:¿por qué las mujeres futbolistas tienen hurtado su derecho a no aparecer en las quinielas,  y beneficiarse con ello de un retorno económico, además de darles una visualización de su disciplina deportiva?,¿ existe algún incomodo jurídico o de status quo?, ¿por qué las mujeres, como asociaciones no están representadas en la Comisión Antiviolencia en el Plenario, como lo están las asociaciones de chicos profesionales?, ¿por qué no se garantiza el principio de igualdad entre hombres y mujeres en el Tribunal Administrativo del Deporte?, a pesar de que así viene establecido en el propio Real Decreto que lo regula.

 

Lo que resulta evidente en pleno siglo XXI, año 2017, y en el contexto de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, es el hecho de afirmar, y hacerlo con tanta resistencia jurídica, como ética, que es ciertamente intolerable que el deporte en nuestro país, sea ya el único ámbito laboral donde se refleja con consistencia la desigualdad en el trato entre hombres y mujeres. Y consecuencia de ello, no es otra, que sea uno de los ámbitos, a pesar de lo mediático, y de las medallas conseguidas por nuestras deportistas, en las dos últimas olimpiadas, que necesita ser modificado tanto jurídica como históricamente.

 

María José López González

SE ACABÓ LO QUE SE DABA. #queremos50%YA

SE ACABÓ LO QUE SE DABA. #queremos50%YA

En esta Asociación no solo nos fijamos en las mujeres deportistas. Las árbitros, entrenadoras, juezas, psicólogas, juristas deportivas, activistas, mecenas, periodistas, fotógrafas, agentes, publicistas, directoras de medios de comunicación, representantes, profesoras, fisioterapeutas, madres de mujeres deportistas, diseñadoras de ropa deportiva… Y todas las que tengamos algo que ver con esta familia deportiva.

Las deportistas son el final, la máxima expresión del deporte. La lucha. El éxito o el fracaso. La medalla.

Pero todas sufrimos desigualdad. Todas sufrimos esa violencia de género donde el hombre campa a sus anchas por una sociedad secuestrada.

Esta invisibilidad y esta aceptación de roles ha cambiado. La emancipación de la mujer y su plena integridad en la sociedad como sujeto de pleno derecho les escuece, por la sencilla razón de que deben renunciar a algo que creían suyo por inercia. Y se han dado cuenta que no es así. Y si no se han enterado, empiezan a notar que el suelo bajo sus pies se tambalea.

Todo ha cambiado desde que hemos puesto en la mesa nuestras reivindicaciones. Venimos a ocupar el espacio que nos corresponde. Y para ello, el 50% de los que están, tendrán que marcharse. No nos valen que acepten de repente unos discursos feministas. No. Necesitamos que hagan hueco. Que se salgan de la silla, para que la ocupe una mujer.

Que se dejen de eufemismos de techos de cristal y hablemos de caraduras de hormigón. Aquí hay mucha mujer preparada y el problema es que cuando vamos a ocupar nuestros espacios, nos encontramos con discursos paternalistas o con ese titulillo hiperfeminista que adoptan algunos. De los otros que insultan, abusan, violan o matan los seguiremos tratando como lo que son. Animales. 

Aquellos que os sentís protegidos y amparados en la manada. Fuertes en una pandilla. Los que usais el cargo para esconder vuestro machismo o defendeis una ley que de sobra sabéis que no es igualitaria. A todos vosotros os diré que caeréis.

Seguir cómodos defendiendo una ley del deporte que deja a la mujer fuera. Colgaros vuestro titular ridiculo hablando de la igualdad, por quitar las azafatas del podio, mientras que no propiciáis un campeonato de mujeres. 

Seguir abusando de una couta de pantalla del 90% en deporte masculino amparandoos en vuestro mantra de que el deporte femenino no tiene audiencia. La historia os tratará pronto de ridículos y mentirosos. O serán vuestras hijas, o vuestras parejas. O vuestras amigas, si para entonces os queda alguna.

Vamos a cambiar las leyes. Esas obsoletas que defendeis por interés. Hemos venido a sacar a los ladrones de sus cuevas y a exigiros que compartáis todo. La igualdad no es una moda. Es un reparto de tareas y responsabilidades entre iguales. Ha venido para quedarse. Estar preparados. Vamos a sacaros los colores. Por haber estado perpetuando un abuso. Y una dejadez.

Vamos a conseguirlo. Entre todas. Hemos diseñado un plan de doce puntos y no vamos a parar hasta conseguir que se cumplan.

Ya nos hemos reunido con los grupos parlamentarios de PODEMOS, CIUDADANOS Y PSOE. Y nos hemos puesto a trabajar con ellos, llevando las propuestas de la AMDP.

Nos queda el PP. Esperamos pronto contaros que hemos encontrado una interlocución capaz de ver y subsanar los grandes errores que se siguen cometiendo. Como perpetuar una cómoda y obsoleta ley del deporte, o saltarse a la torera las PNL aprobadas en el congreso.

Al CSD ya le hemos enviado nuestras propuestas y esperamos una pronta reunión para reclamarle que cumpla la ley de igualdad. Que no sólo sea un epígrafe para conseguir la subvención en las federaciones. Entre otras cosas que ya tenemos agendadas.

Estamos preparando también con Lideras un encuentro y festival que esperamos os guste y nos ayude con la visibilidad.

Hemos conseguido un acuerdo con la Universidad Carlos III un convenio del que mañana esperamos contaros más.

Tenemos mucho que hacer, y estamos cada día más comprometidas con seguir con la pelea de la igualdad en el deporte de mujeres. Gracias por confiar en nosotras y por compartir la pasión. Al igual que entrenamos cada día para que todo encaje. Como repetimos cada movimiento mil veces para que sea perfecto. Como trazamos estrategias diferentes. Nos concentramos. Nos apoyamos y cooperamos con nuestra alma y cuerpo. La concentración es máxima. Vamos a por ello!

 

 

 

Dibujando el cambio legislativo.

Dibujando el cambio legislativo.

Arranca el año y las reuniones se suceden. Hoy hemos estado en el la sala de la chimenea, en el Congreso de los Diputados con la complicidad de Ciudadanos y su representante para el deporte, el diputado Rodrigo Gómez García.

Nos ha relatado el desayuno en el CSD y las apuestas que Lete y su equipo traen para este año. Entre ellas, el ajuste a las normativas internacionales sobre el Doping, deporte de base y la lucha contra la obesidad.

Hemos agradecido a Rodrigo y a su equipo la presentación de la PNL ( proposición No de ley) sobre la que seguirán insistiendo. 

Nosotras desde la AMDP, le hemos vuelto a reiterar los 12 puntos de trabajo para la igualdad en el deporte femenino. Hemos repasado las propuestas y hemos encontrado una buena sintonía.

La necesidad de adaptar la realidad de un Estado que sea garante de la realidad de las mujeres. Somos el 50% de la población y apenas llegamos al 5% de cuota de pantalla. Esto nos trae la nula visibilidad y la abocación a la discriminación. 

Hemos vuelto a hablar de la necesidad de una ley del deporte, obsoleta y claramente discriminatoria contra la mujer. De la necesidad de implementar mecanismos de gestión, que acaben con el fraude y la corrupción,  para garantizar la transparencia de los presupuestos destinados a las deportistas. Hemos puesto sobre la mesa también, la necesidad de reclamar el dinero que las apuestas deportivas ganan con los y las deportistas. Hay dinero para repartir. De que se incluya el deporte femenino en las Loterías y apuestas del Estado. 

Mucho trabajo por delante, Necesitamos un estatuto de la deportista, que estamos terminado de dibujar y que debemos poner sobre la mesa para empezar a negociar.

Gracias a todas vosotras, mujeres. Atletas, deportistas, juezas, entrenadoras, abogadas, juristas y periodistas que nos apoyáis cada día para hacer lo que nadie se atrevió a hacer hasta ahora. Exigir la igualdad en el deporte femenino.

Gracias por vuestras historias, demandas, apoyos económicos e ideas. Estamos creciendo y trabajando para cambiar la desigualdad que hemos vivido. Queda todo por hacer, pero el camino es claro. Seguimos sumando.

¡Va por nosotras!

¿Qué convenio colectivo rige a las futbolistas, jugadoras de baloncesto, entre otras, ante la inexistencia del propio y la similitud de sus colegas masculinos?

¿Qué convenio colectivo rige a las futbolistas, jugadoras de baloncesto, entre otras, ante la inexistencia del propio y la similitud de sus colegas masculinos?

A bombo y platillo oímos y leemos noticias en los medios de comunicación acerca, de lo que debiera ser una normalidad, y se vende como una excepción que se lleva a cabo con las jugadoras de nuestro país, de deportes colectivos; esto es, publicitamos como titular que se hacen contratos profesionales. Sin ser demasiados reflexivos en torno al hecho  que si no lo tienen, en la inmensa mayoría de los casos,  sería una situación ilegal, irregular, y que debería entrar – directamente- la inspección de trabajo.

Pues bien, una vez que tenemos el contrato laboral. La  pregunta que hemos de hacernos va referida, a qué convenio es aplicable. Por similitud debiera ser el aplicable, en un ámbito laboral, el que también está vigente, como ocurre en el deporte, el de sus colegas masculinos.

 

Y ahí, por ejemplo, nos acercamos al fútbol y al baloncesto masculino. Y estudiamos esos convenios. Y observamos, que es imposible aplicar a la categoría femenina. Es difícil de entender esto en el derecho laboral común, si una no se extrañara de la especificidad del deporte, y de que pudiera resultar ciertamente discriminatorio. Pero la fuerza del convenio es absolutamente necesaria en un marco laboral moderno, y forma parte de una conquista social.

 

El Real Decreto 1006/1985 que regula las relaciones de los deportistas profesionales señala:

Artículo 1 Ámbito de aplicación

1. El presente Real Decreto regula la relación especial de trabajo de los deportistas profesionales, a la que se refiere el artículo segundo, número uno, apartado d), del Estatuto de los Trabajadores.

2. Son deportistas profesionales quienes, en virtud de una relación establecida con carácter regular, se dediquen voluntariamente a la práctica del deporte por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de un club o entidad deportiva a cambio de una retribución.

Pues bien, definida esa relación laboral, y teniendo en cuenta, que el artículo 21 del esa Real Decreto, señala como supletorio el Estatuto de los Trabajadores. Busquemos en él, lo relacionado con los convenios colectivos. Pues el propio artículo establece lo siguiente: “En lo no regulado por el presente Real Decreto serán de aplicación el Estatuto de los Trabajadores y las demás normas laborales de general aplicación, en cuanto no sean incompatibles con la naturaleza especial de la relación laboral de los deportistas profesionales”.

La cuestión que nos planteamos aquí, cuál es el  Convenio aplicable a estas trabajadoras, que, por lo  que parece no es el mismo, siendo el mismo ámbito laboral, que el de sus colegas masculinos. Insisto, en una especificidad del deporte, y que no siempre es entendido por la doctrina y jurisprudencia laboral.

El Convenio Colectivo, según marco laboral común, es: “el Acuerdo suscrito por los representantes de los trabajadores y empresarios para fijar las condiciones de trabajo y productividad, con sujeción a lo previsto en el Estatuto de los Trabajadores. Igualmente podrá regular la paz laboral a través de las obligaciones que se pacten”.

Es evidente que hay dos elementos con capacidad para entenderse y legitimidad para pactar. En el caso de las trabajadores en el deporte mujer, esa legitimidad no parece darse, y por parte de los empresarios no hay una Liga Profesional al uso, con capacidad para negociar y obligarse a firmar.

A lo más que podríamos escudriñar es, a aquellos convenios dirigidos a un grupo de trabajadores con perfil profesional específico (convenios “franja”), que establece que “estarán legitimados para negociar las secciones sindicales que hayan sido designadas mayoritariamente por sus representados a través de votación personal, libre, directa y secreta”.

 

El empresario, sería, por tanto, el presidente del Club, que en el caso, de estos deportes firmaría un convenio diferente en el mismo ámbito laboral si tocara hombre o mujer deportista (fútbol, fútbol sala, baloncesto, balonmano, etc). Es extraño todo, y todo aboca a los mismo, precariedad de derechos de las mujeres trabajadoras deportistas, que es lo preocupante y denunciable en este caso.

Además, dadas las circunstancias, y la inexistencia de esa Liga Profesional, y ahora deviene todo lo posterior, nos encontraríamos con escasos instrumentos para llevar a cabo la puesta en marcha de la iniciación del Convenio, debido a  cuestiones como: representación de trabajadores / la legitimación a los efectos y materias con capacidad de negociación. Para dar el segundo paso, tampoco plausible, ante esa inexistencia de estructura laboral, en relación a lo que podríamos denominar como la constitución y composición de la comisión negociadora. Hasta llegar a lo que llamaríamos la fase última de  negociación y adopción de acuerdos para, seguidamente, dar validez al Convenio, cumpliendo con requisitos de formalización por escrito, y presentarlo a la autoridad laboral, de acuerdo artículo 90.2 del Estatuto de los Trabajadores.

Y ya tenemos el Convenio, insisto, si queremos que exista esa igualdad deportistas mujeres y hombres. O asumimos el de los chicos, que no es el caso, no puede ser el caso. Pero entonces se reconoce que las chicas no pueden optar a ello. Lo que significa, por ejemplo, la inexistencia de un marco convencional que no contempla cuestiones tan determinantes como:

 

  • Económica (salarios, remuneraciones indirectas, etc.).

 

  • Laboral (jornada diaria, semanal y anual de trabajo y descanso; clasificación profesional; duración de contratos; rendimiento exigible, etc.).

 

  • Condiciones de empleo.

 

  • Relaciones de los trabajadores y sus organizaciones representativas con el empresario y las asociaciones empresariales.

 

  • Asistencial (mejoras voluntarias de Seguridad Social).

 

  • Medidas de promoción profesional.

 

  • Condiciones de trabajo y de productividad.

 

Asimismo, el deber de negociar sobre medidas dirigidas a promover la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, deber, que si se trata de empresas de más de 250 trabajadores, se articulará a través de planes de igualdad.

Procedimientos para solventar de manera efectiva las discrepancias que puedan surgir en la negociación para la no aplicación  de las condiciones de trabajo a que se refiere el artículo 82.3, adaptando, en su caso, los procedimientos que se establezcan a este respecto en los acuerdos interprofesionales de ámbito estatal o autonómico.

 

Forma y condiciones de denuncia del Convenio, así como plazo mínimo para dicha denuncia antes de finalizar su vigencia.

 

Designación de una comisión paritaria de la representación de las partes negociadoras para entender de aquellas cuestiones establecidas en la ley y de cuantas otras le sean atribuidas, así como establecimiento de los procedimientos y plazos de actuación de esta comisión, incluido el sometimiento de las discrepancias producidas en su seno a los sistemas no judiciales de solución de conflictos establecidos mediante los acuerdos interprofesionales de ámbito estatal o autonómico.

Aún más, y atendiendo al Real Decreto 1006/1985 que regula la relación de las deportistas profesionales, hay toda una serie de artículos que dan cuenta al Convenio Colectivo, y que tampoco sería aplicable a las propias mujeres deportistas. Y así por ejemplo, el artículo 6, cuando habla de la duración del contrato:

 

Artículo 6 Duración del contrato

 

Solamente si un convenio colectivo así lo estableciere podrá acordarse en los contratos individuales un sistema de prórrogas diferente del anterior, que en todo caso se ajustará a las condiciones establecidas en el convenio

 

O el artículo  7 Derechos y obligaciones de las partes :

 

2. Los deportistas profesionales tendrán derecho a manifestar libremente sus opiniones sobre los temas relacionados con su profesión, con respeto de la Ley y de las exigencias de su situación contractual, y sin perjuicio de las limitaciones que puedan establecerse en convenio colectivo, siempre que estén debidamente justificadas por razones deportivas.

 

3. En lo relativo a la participación en los beneficios que se deriven de la explotación comercial de la imagen de los deportistas se estará a lo que en su caso pudiera determinarse por convenio o pacto individual, salvo en el supuesto de contratación por empresas o firmas comerciales previsto en el número 3 del artículo 1 del presente Real Decreto.

 

En relación a las retribuciones:

 

Artículo 8 Retribuciones

 

1. La retribución de los deportistas profesionales será la pactada en convenio colectivo o contrato individual.

 

En cuanto  a la jornada laboral:

 

Artículo 9:

 

2. La duración de la jornada laboral será la fijada en convenio colectivo o contrato individual, con respeto en todo caso de los límites legales vigentes, que podrán aplicarse en cómputo anual.

 

Las vacaciones y los descansos.

 

Artículo 10:

 

3. Los deportistas profesionales tendrán derecho a unas vacaciones anuales retribuidas de treinta días naturales, cuya época de disfrute, así como su posible fraccionamiento, se acordarán por convenio colectivo o en contrato individual.

 

Lo referido a los derechos colectivos.

 

Artículo 18:

 

1. Los deportistas profesionales tendrán los derechos colectivos reconocidos con carácter general en la legislación vigente, en la forma y condiciones que se pacten en los convenios.

 

Pues bien, después de lo señalado se observa que existe una falta de respuesta normativa laboral en el mundo del deporte que discrimina a las mujeres. Y lo que es peor se les está hurtando de su derecho a Convenio Colectivo, con lo que significa de desarrollo de la pléyade de derechos laborales.

Por eso cuando en la prensa y en los medios de comunicación o foros determinados se habla de profesionalización del deporte femenino, hemos de estudiarlo, detenernos sobre qué tipo de campaña mediática se está vendiendo, y si se guarda la dignidad como trabajadoras del deporte femenino de las mujeres deportistas, de deporte colectivo de nuestro país.

 

María José López González

Abogada