El valor añadido que aporta una deportista al mundo laboral.

El valor añadido que aporta una deportista al mundo laboral.

Hace poco he leído en Createch540º un artículo de Silvina Campanini sobre “El liderazgo que lleva a la acción”, en donde habla de las cualidades que ha de tener un líder y el reto que supone dirigir bien un equipo.

Sin embargo, si muchas de esas cualidades las tiene también el trabajador, la tarea del líder es más fácil. Una deportista en el puesto adecuado es una trabajadora excelente. No son solo los valores del deporte sino el cómo se prepara para llegar a lo más alto, las cualidades que aprende, las habilidades que desarrolla.

Hoy en día, las empresas deben estar renovándose y adaptándose constantemente, si quieren ser competitivas en un entorno en el que todo cambia rápidamente. A la deportista le pasa esto mismo con frecuencia, por lo que es buena adaptándose a nuevos escenarios y tiene facilidad para desarrollar nuevas habilidades.

Una buena deportista está acostumbrada a planificar, bien sea a corto o largo plazo y sabe que siguiendo el plan con disciplina puede llegar a la meta marcada. Esto llevado a la empresa, significa que le permite tener la visión total de un proyecto y saber cómo transformar la estrategia en acción.

Asimismo, ha aprendido a controlar la ansiedad y a trabajar con presión, es tenaz, rara vez se da por vencida, por lo que en el trabajo, si un camino no es viable, buscará otro que lo sea, y a medida que vaya siendo más eficaz, se volverá más eficiente.

Del mismo modo, la deportista está constantemente evaluando el camino a su meta, lo que le hace ser buena gestionando el tiempo y priorizando. En una empresa es esencial tener trabajadores con estas dos características.

Otra de las cualidades que tiene una deportista de élite es el verdadero autoconocimiento, ya que es algo imprescindible para competir al máximo nivel. Y cuando digo verdadero, me refiero a sincero, porque es difícil y duro llegar a conocerse y reconocer los defectos ante ella misma y ante su equipo técnico. Este autoconocimiento le hace ser humilde, Humilde cuando le critican, y aprende a distinguir la crítica constructiva para aceptarla y corregir, de la que no lo es y conseguir que no le afecte. Sabe que con su esfuerzo no tiene que impresionar a nadie, nada es apariencia, en el deporte no te puedes auto engañar, no sirve de nada.

Para trabajar en equipo es conveniente ser humilde, y saber que tú no eres la única, formas parte de algo mayor en donde todos cuentan, la deportista sabe subsumir sus egos y metas individuales bajo las metas del equipo. Además, ha aprendido a escuchar al entrenador y a saber ser dirigida, por lo que hará lo mismo con sus superiores.

La buena deportista trabaja tanto en el plano físico como en el mental, lo que le permite desarrollar una acción en plena concentración, sin que nada le distraiga, no importa el entorno. Esto es una ventaja en las empresas de hoy en día, en donde lo que prima son los espacios diáfanos, sin despachos.

La buena deportista tiene mentalidad de campeona, que significa tener una meta e ir a por ella, aprovechando al máximo todos los elementos que tenga a su disposición, no gastando sus energías mentales enfadándose en las situaciones problemáticas, sino transformándolas en su beneficio.

Con todo esto… ¿qué empresa no querría contar con una deportista de élite en su plantilla?

 
Pilar Calvo
Campeona de España de tiro olímpico – skeet

Derechos de Imagen. ¿Quién se lucra?

Derechos de Imagen. ¿Quién se lucra?

Estos días donde se vuelve a poner los derechos de imagen en la palestra. “La liga” quiere los derechos de imagen de las federaciones.

Y nos volvemos a preguntar, por que tenemos que renunciar a nuestros derechos de imagen por federarnos. Aquí os dejamos un artículo de María José López que tiene ya dos años, pero que como me comentaba esta misma mañana, la normativa no ha cambiado y las deportistas están más afectadas al carecer de convenio colectivo y contrato, que es donde se regula de acuerdo al real decreto 2006.

No saber qué firmar, es dejar que otros se lucren a nuestra costa.

Es un  hecho que el deporte en nuestro país cada vez está mas sponsorizado, fruto del efecto mediático del mismo y de algunos de sus protagonistas.

Los éxitos, sus hitos y el atractivo de algunas competiciones han sido objeto de reclamo de importantes marcas, que buscan en la imagen del deportista la proyección de la misma en dimensiones distintas a la actividad mercantil en sí, en un intento de introducir esa imagen de marca como un estilo de vida propio.

Los derechos de imagen del deportista contienen una pléyade de efectos que están en relación a dos conceptos: el primero, el más personal o íntimo, que sería el que correspondería a un concepto inalienable; y el segundo, el que contiene el elemento más alineable, que sería el expuesto a la mercantilización y la proyección externa de la misma.
Y en este contexto, el deportista se encuentra inmerso en distintos escenarios en los que su imagen entra en acción, en su vinculación con las Federación, la pertenencia a un club, la interacción en su calidad de representante en competiciones internacionales del país al que representa; así como en la participación cuando compite en el amplio sentido del término.
En estos escenarios descritos, la vinculación real no siempre se produce desde una situación de consenso, ni de supeditación a cesión de derechos que le correponde per se. Y es ahí, por tanto, donde se debería trabajar para contextualizar hasta qué punto el deportista tiene que negociar la cesión de derechos de imagen alguno, que impliquen compromisos con terceros que pudieran derivar en acuerdos sobre la proyección de su imagen; a través de marcas o sponsors que no coinciden plenamente con la proyección que de su imagen quiera dar, o, por ejemplo, que pudieran contravenir sus creencias.
Teniendo en cuenta el marco legal en el que debiera ampararse el concepto de los derechos de imagen, siendo consciente de la dualidad entre lo mercantil y lo civilista; esto es, entre lo que se puede comerciar y lo que no.
Por lo que resulta altamente sorprendente la firma de contratos, bajo ese concepto, de  los denominados de adhesión; cuando en juego está la posible claudicación de la protección del uso de su imagen, frente a un tercero que negocia en su nombre, sin tener el titulo jurídico habilitante para hacerlo, porque no se ha producido esa cesión en firme, y además, sin que aparezcan los condicionantes que esa cesión implica, tratándose de este derecho en cuestión.

De hecho, la praxis indica que cada vez más se está produciendo la presencia de cláusulas abusivas, con efectos a terceros y a tempore, que, incluso, pueden incidir  en el futuro de una negociaición del deportista de su imagen, encontrarse con cláusuas sobrevenidas que pueden resultar perjudiciales para esa negociación con nuevos sponsors, tanto desde el punto de vista temporal como de contenido.

Teniendo en cuenta que en contratos donde está latente el uso de la imagen como proyección referecial se hace absolutamente necesario tener cláusulas de revisión anual, que han de ser contempladas para no perjudicar a una de las partes, y producirse situación de no equilibro entre los firmantes.

Y la otra cuestión sobre la que conviene reflexionar no es otra que la del uso y cesión del derecho. Dos conceptos totalmente diferentes desde el punto de vista doctrinal y jurídico, pero con excesiva frecuencia uno subsume al otro, es el caso del derecho, frente al uso.

Que además de obedecer a dos conceptos jurídicos diferentes, debieran ser expuestos en un contrato con la fuerza legal que les corresponde. Y, en cambio, con demasiada frecuencia una observa en contratos, de duración excesiva, la cesión del derecho, frente a la contextualización del uso del mismo.

 

María José López González
Abogada

8 de Marzo. Denunciando la desigualdad de las mujeres en el deporte.

8 de Marzo. Denunciando la desigualdad de las mujeres en el deporte.

El ocho de marzo está definido mundialmente como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una conmemoración que viene celebrándose desde inicios del siglo pasado; con el objetivo y la finalidad de continuar reivindicando el papel de la mujer, en su acceso en igualdad de trato en todas sus facetas como persona y como ciudadana.

 

Pues bien, a todo ello, contamos con la propia sociedad  y su capacidad de cambiar roles y estereotipos, que deberían haber sido superados.

 

Y, al mismo tiempo, la fuerza emergente de la Ley que excluye cualquier atisbo de discriminación por causa de sexo. La realidad, no obstante, nos dice, y sistemáticamente nos niega el principio de equidad e igualdad de trato a muchas mujeres, por el hecho de serlos.

 

Hoy, quisiera, poner la mirada en el deporte en nuestro país. Y, especialmente, en su ámbito profesional. Ni la Ley del Deporte de 1990, ni siquiera el Real Decreto de 1985 que regula las relaciones de los deportistas profesionales hace mención alguna al concepto de género, e igualdad en esta actividad profesional.

 

A este marco normativo obsoleto, ineficaz en relación al concepto de igualdad, hay que añadirle la fuerza de los usos y las costumbres que han negado, con cierta sistemática la presencia de la mujer en el deporte. Hasta llegada, su propia evolución, que las ha hecho visible, porque han sido merecedoras de gestos, y hazañas deportivas. Ni siquiera, en la legislación española, con el concurso y presencia de la Ley de Igualdad de 2007 hemos roto esa barrera de la inequidad en el ámbito laboral del deporte en la mujer.

 

De hecho, esta ley lo saldó con un artículo, el 29, donde proclama lo de siempre, que hay que promover el deporte en la mujer a lo largo de su proyección personal. Curiosamente, habría que enfrentar esta carencia normativa, en la propia Ley de Igualdad, a lo que sí hace, por el contrario, al ejercicio profesional en las Fuerzas Armadas, al que dedica un Capítulo entero – el Cuarto-.

 

Pues bien, ni siquiera por lo mediático que es el deporte, hemos logrado desde la sociedad romper la barrera de la discriminación, ni de HECHO, ni de DERECHO, que como jurista es lo que realmente me preocupa. Podríamos decir con rotundidad que es el único ámbito laboral de nuestro país que discrimina a las mujeres per se. Y esto debiera ser causa y controversia de un reproche social contundente.

 

Y de una protesta sin paliativos por parte de la mujer deportista. Que, en honor a la verdad, se preocupa más de llevar a cabo su carrera, sus méritos deportivos, que la consecución de conquistas laborales. Y si no, no se podría entender a las alturas del siglo XXI que se pueda afirmar la inexistencia de Ligas Profesionales Femeninas, con lo que significa del desarrollo de derechos consustanciales a su ámbito laboral; inexistencia de convenios colectivos, existen sólo para sus colegas masculinos. Impensable que el derecho laboral común pueda soportar que en un mismo ámbito laboral el convenio sólo afecte a los hombres per el hecho de serlos;  y no a las mujeres,  ejerciendo ambos – trabajador/ trabajadora –  la misma actividad laboral.

 

Algo seguimos haciendo muy mal. Y todo ello derivando en la no presencia de sindicatos al uso, inexistencia de Comisiones Mixtas para reclamar impagos  por parte de las jugadoras, frente a las Comisiones Mixtas de los chicos y sus ligas respectivas.

 

O, lo mas grave aún, dándose el caso en el mismo equipo de la máxima categoría de cualquier liga,  del hecho de que  la jugadora extranjera llega a tener contrato por mor de su permiso de residencia, y que trae causa de la legislación laboral común; y por el contrario la española no, por no exigencia del ámbito laboral deportivo.

 

Otro ejemplo, que podríamos añadir, tiene que ver con su condición de futura madre,  el sometimiento a cláusulas de penalización del embarazo.  Así como el hecho, a más a más, ante esa falta de contratos, de la desventaja a la que se ve abocada una deportista, frente a su colega masculino, en relación al hecho de  no priorizar la vinculación ante la ausencia de contrato, frente a la licencia, que es requisito administrativo.

 

Estos son algunos ejemplos, referidos a la desigualdad en el ámbito laboral. Un derecho que conforma la fuerza de cualquier declaración universal de los Derechos Humanos.

 

A todo ello, para ir ahondando en esa ausencia de igualdad en el ámbito laboral de la mujer,  podríamos preguntarnos, por ejemplo:¿por qué las mujeres futbolistas tienen hurtado su derecho a no aparecer en las quinielas,  y beneficiarse con ello de un retorno económico, además de darles una visualización de su disciplina deportiva?,¿ existe algún incomodo jurídico o de status quo?, ¿por qué las mujeres, como asociaciones no están representadas en la Comisión Antiviolencia en el Plenario, como lo están las asociaciones de chicos profesionales?, ¿por qué no se garantiza el principio de igualdad entre hombres y mujeres en el Tribunal Administrativo del Deporte?, a pesar de que así viene establecido en el propio Real Decreto que lo regula.

 

Lo que resulta evidente en pleno siglo XXI, año 2017, y en el contexto de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, es el hecho de afirmar, y hacerlo con tanta resistencia jurídica, como ética, que es ciertamente intolerable que el deporte en nuestro país, sea ya el único ámbito laboral donde se refleja con consistencia la desigualdad en el trato entre hombres y mujeres. Y consecuencia de ello, no es otra, que sea uno de los ámbitos, a pesar de lo mediático, y de las medallas conseguidas por nuestras deportistas, en las dos últimas olimpiadas, que necesita ser modificado tanto jurídica como históricamente.

 

María José López González

ERAS, ERES Y SERÁS… Carta a una pequeña Campeona llamada Sandra San

ERAS, ERES Y SERÁS… Carta a una pequeña Campeona llamada Sandra San

He tenido la oportunidad de hablar con Sandra Sánchez hace poco. Además de asociada, nos empezamos a caer bien en cuanto hablamos por teléfono la primera vez, cuando hicimos el foro de mujeres deportistas.

Estábamos de acuerdo en que había que contar muchas cosas para poder mejorar la carrera de las deportistas.  Estaba encantada de venir, y al final no pudo ser, pero tendremos otra ocasión pronto. Esta vez, llamé para felicitarla por la medalla de bronce del campeonato de Paris.  

Era todo emoción. hablamos antes de coger el avión. Y entonces le pedí que me escribiera un relato de cómo se sentía. Sandra,  es todo amor y pasión,  un ser maravilloso y humilde.

– No se qué escribir, Mar. 

Yo escucho estas palabras llenas de pudor. Estoy ante una mujer a la que admiro muchísimo. Tiene en sus manos y en sus katas, demasiada sabiduría y años de trabajo y esfuerzo. Hay mucha historia que contar y sentir antes de cada medalla conseguida. 

Miro la gran sonrisa que siempre viste, menos cuando está en el tatami y le digo que me escriba una carta. Pero no a mi. Que si pudiese encontrarse con la pequeña Sandra, qué le contaría. Un viaje en el tiempo para poder escucharse a ella misma. 

Esta es la carta para una pequeña Sandrita que bajaba a hacer Karate con un hulla-hop y encontró el Do, el camino y el Amor. Así se sueña, pequeña Sandra.

ERAS, ERES Y SERÁS!

Ni te imaginabas estar aquí… tú, que no levantabas un palmo del suelo y con solo 4 años llorabas porque sólo querías estar donde estuviera tu hermano, tú esa niña con coletas que disfrutaba de la clase de karate porque te encantaba bajar con tu hulla-hop y jugar los últimos 5 minutos.  Tú, pequeña “Sandrita” nunca has dejado de divertirte, haciendo lo que más te gusta: Aprender…  Pasaron los años de entrenos, de sudor y de risas…Sí, pequeña Sandra te has hecho mayor y sigues yendo cada día a entrenar, ahora sin tu hulla-hop pero con la misma ilusión que aquella niña bajaba para hacerse cada día mejor, porque le entusiasmaba aprender …siempre queriendo saber más y más.

Nunca abandonaste, porque a pesar de perder campeonatos nunca te importó, vivías admirando a tu maestro Javier, que te enseñaba el significado del Do (camino), te enseñaba el verdadero significado de dar sin esperar nada a cambio, y te lo enseñaba como mejor se aprende, sin palabras, con los hechos…sus acciones le definen por su gran corazón y eso a ti te hacía crecer como persona, queriendo ser siempre un poquito mejor…y perder o ganar dejaba de importar.

En el camino, el Karate te hizo madurar, la vida te puso en situaciones que no debería poner, pero que supiste enfrentar y te hicieron aún más fuerte, te hicieron ser quien eres …pero pequeña Sandra el karate te dio lo mejor … el amor… como en la más curiosa de las películas, allí estaba él,  tras mil intentos accedía a entrenarte, y aquel quien tu pensabas que era el mejor, era de repente tu entrenador… te tendió la mano y confió en ti, te hizo creer en ti, y días tras día ibais cultivando algo, deportivo y personal.  No importaba cuantos decían que no llegarías, él decía que no pararía hasta hacerte campeona, y decidiste dejar de escuchar a lo demás, para sólo escucharle a él. Aún te despiertas por las mañanas dándote un pellizco para comprobar que todos estos sueños son realidad, sí, ahí está  él, Jesús del Moral, tu chico, dispuesto hacerte sufrir un día mas en los entrenos y dispuesto hacerte la chica más feliz del infinito.

Ahora estas aquí pequeña Sandra “llaverito” como te gusta que te llamen, por lo que significa para ti, ahora estas aquí luchando por un sueño olímpico, y no sabes que pasará, pero sabes que la meta no está escrita, sabes que la recompensa esta en el camino, como hasta ahora. Sigue luchando por tus sueños, sigue queriendo ser una mejor versión de ti misma, sigue queriendo competir contra la única persona que debes hacerlo, TÚ, porque esa es la esencia que te hace ser quien eres.

Y en el 2020 te diré, estés donde estés…sigue recorriendo el camino como lo hiciste hasta ahora. Nunca pierdas las ganas de aprender.

 

 

 

SE ACABÓ LO QUE SE DABA. #queremos50%YA

SE ACABÓ LO QUE SE DABA. #queremos50%YA

En esta Asociación no solo nos fijamos en las mujeres deportistas. Las árbitros, entrenadoras, juezas, psicólogas, juristas deportivas, activistas, mecenas, periodistas, fotógrafas, agentes, publicistas, directoras de medios de comunicación, representantes, profesoras, fisioterapeutas, madres de mujeres deportistas, diseñadoras de ropa deportiva… Y todas las que tengamos algo que ver con esta familia deportiva.

Las deportistas son el final, la máxima expresión del deporte. La lucha. El éxito o el fracaso. La medalla.

Pero todas sufrimos desigualdad. Todas sufrimos esa violencia de género donde el hombre campa a sus anchas por una sociedad secuestrada.

Esta invisibilidad y esta aceptación de roles ha cambiado. La emancipación de la mujer y su plena integridad en la sociedad como sujeto de pleno derecho les escuece, por la sencilla razón de que deben renunciar a algo que creían suyo por inercia. Y se han dado cuenta que no es así. Y si no se han enterado, empiezan a notar que el suelo bajo sus pies se tambalea.

Todo ha cambiado desde que hemos puesto en la mesa nuestras reivindicaciones. Venimos a ocupar el espacio que nos corresponde. Y para ello, el 50% de los que están, tendrán que marcharse. No nos valen que acepten de repente unos discursos feministas. No. Necesitamos que hagan hueco. Que se salgan de la silla, para que la ocupe una mujer.

Que se dejen de eufemismos de techos de cristal y hablemos de caraduras de hormigón. Aquí hay mucha mujer preparada y el problema es que cuando vamos a ocupar nuestros espacios, nos encontramos con discursos paternalistas o con ese titulillo hiperfeminista que adoptan algunos. De los otros que insultan, abusan, violan o matan los seguiremos tratando como lo que son. Animales. 

Aquellos que os sentís protegidos y amparados en la manada. Fuertes en una pandilla. Los que usais el cargo para esconder vuestro machismo o defendeis una ley que de sobra sabéis que no es igualitaria. A todos vosotros os diré que caeréis.

Seguir cómodos defendiendo una ley del deporte que deja a la mujer fuera. Colgaros vuestro titular ridiculo hablando de la igualdad, por quitar las azafatas del podio, mientras que no propiciáis un campeonato de mujeres. 

Seguir abusando de una couta de pantalla del 90% en deporte masculino amparandoos en vuestro mantra de que el deporte femenino no tiene audiencia. La historia os tratará pronto de ridículos y mentirosos. O serán vuestras hijas, o vuestras parejas. O vuestras amigas, si para entonces os queda alguna.

Vamos a cambiar las leyes. Esas obsoletas que defendeis por interés. Hemos venido a sacar a los ladrones de sus cuevas y a exigiros que compartáis todo. La igualdad no es una moda. Es un reparto de tareas y responsabilidades entre iguales. Ha venido para quedarse. Estar preparados. Vamos a sacaros los colores. Por haber estado perpetuando un abuso. Y una dejadez.

Vamos a conseguirlo. Entre todas. Hemos diseñado un plan de doce puntos y no vamos a parar hasta conseguir que se cumplan.

Ya nos hemos reunido con los grupos parlamentarios de PODEMOS, CIUDADANOS Y PSOE. Y nos hemos puesto a trabajar con ellos, llevando las propuestas de la AMDP.

Nos queda el PP. Esperamos pronto contaros que hemos encontrado una interlocución capaz de ver y subsanar los grandes errores que se siguen cometiendo. Como perpetuar una cómoda y obsoleta ley del deporte, o saltarse a la torera las PNL aprobadas en el congreso.

Al CSD ya le hemos enviado nuestras propuestas y esperamos una pronta reunión para reclamarle que cumpla la ley de igualdad. Que no sólo sea un epígrafe para conseguir la subvención en las federaciones. Entre otras cosas que ya tenemos agendadas.

Estamos preparando también con Lideras un encuentro y festival que esperamos os guste y nos ayude con la visibilidad.

Hemos conseguido un acuerdo con la Universidad Carlos III un convenio del que mañana esperamos contaros más.

Tenemos mucho que hacer, y estamos cada día más comprometidas con seguir con la pelea de la igualdad en el deporte de mujeres. Gracias por confiar en nosotras y por compartir la pasión. Al igual que entrenamos cada día para que todo encaje. Como repetimos cada movimiento mil veces para que sea perfecto. Como trazamos estrategias diferentes. Nos concentramos. Nos apoyamos y cooperamos con nuestra alma y cuerpo. La concentración es máxima. Vamos a por ello!

 

 

 

Posturas Obscenas

Posturas Obscenas

Dentro del universo de machista, patriarcal y cromañónico, está la utilización de la mujer como objeto sexual. La imagen de una mujer sudorosa, joven y mirando a cámara desde unas posturas obscenas. O no. Como se empeña en afirmar el maestro del diario con ínfulas de deportivo Alfredo Relaño.

En el fondo el diario As, es la masturbación de sus propios egos. Esa lucha constante entre los equipos de fútbol, porque de las otras disciplinas deportivas, olímpicas o no, no se sabe nada. O poco, siempre por un previo paso por caja. La etapa de circo y gladiadores ya pasó. Evolucione. De paso a un nuevo siglo XXI.

Vivimos un tiempo en el que las mujeres nos hemos rebelado y organizado contra este tipo de violencias neuronales. Si quieren vivir en la cueva, quédense ustedes solos. Hoy en día, la sociedad del siglo XXI está cambiando y exigiendo que los hombres como usted, cambien. Por que sus hijas, amigas, madres le están pidiendo que cambien. 

El estado les pide que cambien. La ley de igualdad les piden que cambien. Tienen la responsabilidad de educar en el deporte. Informar de deporte. Su pésima disculpa, amparándose en donde quedó su imaginario reprimido, no ha lugar. Las tradiciones cambian y no sirven para amparar sus vergüenzas de adolescente calenturiento. El sexo es algo maravilloso cuando se practica entre iguales y con consentimiento. La cosificación y mercantilización del cuerpo de la mujer es una lacra. Y usted lo sabe de sobra. O salga usted mañana en la portada de su diario. En escasa ropa deportiva y sudoroso. Verá que incluso en posturas obscenas o no habrá una gran reacción. 

El uso y abuso de sus páginas para seguir alimentando una manada cavernícola. Le recuerdo señor Relaño que la violencia contra las mujeres es algo muy serio. Las  hordas cavernícolas  matan. Violan. Abusan. La violencia contra las mujeres es una pandemia. Según la ONU cada 10 minutos  un hombre mata a una mujer que es o fue su pareja en algún punto del planeta. Cada 10 minutos. 

Las madres, hijas y amigas del mundo deportivo, piden que se las trate como deportistas. Estarán encantadas de ser portada y noticia de un periódico deportivo por sus gestas deportivas. Lo están deseando. Ese  50% que debíamos de tener en su diario deportivo. Contrate mujeres periodistas que hablen de deporte.

No aliente usted a las hordas cavernícolas. No mienta. No abuse. No compre.No venda cuerpos. No en el nombre del deporte. 

Cambie de actitud. Sea parte de la solución. No siga manteniendo esta postura obscena sobre la mujer.

http://futbol.as.com/futbol/2002/06/14/mas_futbol/1024005622_850215.html

http://www.revistalideras.com/alfredo-relano-y-su-distorsionada-vision-del-deporte-femenino/

carta AS CCOO