La relación entre los minutos que pasamos en un medio de comunicación y el interés de una empresa por patrocinar ese espacio es real y un mercado muy jugoso.

Miren los grandes eventos deportivos. Miren esas camisetas de clubes en los deportes que más salen en los medios. Miren fijamente y díganme que ven. Normalmente un evento deportivo, o un atleta. Y ahora sigan mirando y díganme ¿qué leen?

Eso que leen es lo que está pagando el evento, la señal de emisión, los salarios de técnicos y deportistas. Las grandes marcas pagan para que ustedes lean. Asocien, familiaricen y acaben por asociar esa marca a una confianza que le hará elegirla entre las miles que abarrotan el mercado.

No vamos a entrar en las bondades o maldades del mercado publicitario. Pero está ahí. Forma parte de nuestras vidas y es un win to win. El evento o un deportista recibe una remuneración económica y la empresa consigue visibilidad.

Es la razón de que muchos de los deportistas de este país, tengan  más presencia que otros con igual talento o marcas. Ahora, esto es una vergüenza cuando se habla de mujeres.

Limitar nuestra cuota en los medios es perpetuar una desigualdad económica que nos lastra como deportistas. No es juego limpio. Queremos tener el mismo espacio de tiempo en los medios para que las marcas, que les da igual el género,  puedan patrocinarnos a nosotras. Igualdad de condiciones. Y más con el dinero público.

Desde AMDP queremos que te sumes a nuestra reivindicación. Queremos tener las mismas oportunidades. Y vamos a conseguirlas.

Hagamos de este 2016 el año que conseguimos la igualdad en las cuotas de emisión de los medios públicos.

¡Asóciate!