Preparar la primera Comparecencia en una Comisión Parlamentaria, era  algo que teníamos ganas de hacer. Lo reconocemos. Aunque han sido días de mucha intensidad, con todo el trabajo que hemos realizado en las jornadas de Mujer y Deporte desde el maravilloso Palacio de Miramar, en Donostia y de las que estamos preparando las conclusiones que os compartiremos a la mayor brevedad. Mucho que contar y muchas mujeres con grandes ideas y propuestas sobre la mesa.

Mientras, llegamos y nos ponemos a preparar la primera comparecencia en la Comisión de Cultura, Turismo y Deportes de la Asamblea de Madrid, gracias a la invitación de Miguel Ardanuy, del grupo Parlamentario de PODEMOS , la inestimable visión de la mejor futsal de mundo en 2008 y hoy diputada por PSOE, Eva Mangual y con la gran complicidad de Roberto Núñez de CIUDADANOS

Os contamos el resumen de esta Comparecencia. La primera, pero no la última. Porque ya estamos poniendo fechas en la agenda para que la nueva ley del deporte en la Comunidad de Madrid sea una realidad, después de casi tres décadas.. Una ley con muchos años y demasiadas carencias, sobre todo en lo que se refiere al deporte femenino.

Gracias a todos. A ellas y ellos. Incluída una nueva incorporación a la AMDP en nuestras visitas parlamentarias como es la periodista Iría Naveira. Esta es su crónica.

Prometeo robó la llama Olímpica a los dioses para dársela a los hombres, y lo hizo literal.

Los datos sobre la situación de las mujeres que desempeñan oficios deportivos aportan cifras demoledoras.

 

Durante una sesión de la Comisión de Cultura, Turismo y Deportes en la Asamblea de Madrid, la presidenta de la  Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional, Mar Mas, defendió la necesidad de un Proyecto de Ley que urge en materia de igualdad de género para el deporte en la Comunidad de Madrid. Estaría destinado a corregir las deficiencias inherentes a la actividad política en lo relativo al deporte femenino.

Solo el 1% de las deportistas federadas trabaja con un contrato profesional en nuestro país, evidenciando la magnitud de la brecha salarial, de la cual existen ejemplos clarificadores: los sueldos de presidentes de federaciones de baloncesto asciendan a 176.000 euros más 157.0000 en gastos, mientras que no hay dinero para que nuestras deportistas participen en competiciones.

Las políticas de continuidad se mantienen hacia la masculinización de esta actividad, actualmente hay un porcentaje de abandono femenino de las carreras deportivas de un 42% en la etapa universitaria y sólo hay 1361  mujeres deportistas en la seguridad social este año. El problema estructural procede también de un clima de opinión favorable a la invisibilización de las mujeres en estos oficios, un obstáculo refutado por la ausencia de derechos de imagen para ellas, que no obtienen tampoco remuneración económica a través de patrocinios, dando lugar a graves perjuicios para el deporte. Si se hace una comparativa de la realidad deportiva, en campeonatos internacionales las mujeres ganaron un 172% más de medallas que los hombres y la ironía es que apenas se dota a las deportistas de una visibilidad del 1,5% en medios de comunicación o recursos, perdiendo la capacidad de potenciar la marca España. La presidenta apuntó a estas cuestiones y también señaló los vacíos informativos en el deporte madrileño, del que se desconocen datos sobre las cuentas de las federaciones.

Entre los diputados y la diputada de la Comisión hubo bastante consenso, todos agradecieron la intervención de Mar Mas a la hora de sacar a debate un análisis pormenorizado sobre unas cifras que revelan la ruptura del deporte con la cuestión femenina y la aportación de una serie de propuestas para abordar la temática de género. Se reclamaron algunas medidas para su incorporación en el nuevo Proyecto de Ley propuesto para demandar garantías en la equidad de condiciones; un 50% de la cuota de pantalla y emisión de primetime en Telemadrid para el deporte femenino, que los fondos públicos destinados al deporte, se repartan de forma equitativa, un capítulo específico sobre el deporte femenino en la Ley del Deporte, las mismas licencias para hombres y mujeres o el fomento de las estrategias en empresas deportivas desde una perspectiva de género.

Todos coincidieron en la necesidad de creación y concreción de un Proyecto de Ley. La diputada por el PSOE y mejor jugadora de fútbol sala del mundo en 2008, Eva Manguán, expresó que “las mejores futbolistas españolas ganan menos de 1000 euros” y consideró que el deporte es el ámbito que más discrimina a la mujer. También el Diputado de Podemos, Miguel Ardanuy, refrendó las propuestas presentadas por la presidenta de Mujeres en el Deporte Profesional y denunció que “solo el 5% de las deportistas van a tener un contrato regularizado y eso no significa condiciones dignas”, para concluir que faltaban referentes en el deporte femenino. Postura similar la de Roberto Núñez, Diputado por Ciudadanos que reclamó “campañas de prevención para la violencia de género en el deporte” y abogó por regular el régimen laboral, mientras que Bartolomé González, Diputado del PP, consideró que “el deporte no es masculino ni femenino” pero espera que en 2018 se primen las licencias femeninas. Pretensión de levantar los velos superpuestos sobre la igualdad de género en el deporte. En el libro Mujer, discriminación y deporte se dibuja el mapa de un universo en progreso, la consecución de metas de prolífica relevancia para las mujeres españolas en el deporte internacional, y un universo estático que paraliza el desarrollo y su correspondencia en el reflejo jurídico, legal e institucional. Una crítica tanto a la inexistencia de ligas profesionales femeninas como a la involución de las organizaciones deportivas.