Para las que ganaron todo este año, y las que lo perdieron.

Para las que se han levantado a entrenar, y las que están lesionadas.

Para las que están arropada en un equipo y las que están solas compitiendo dentro o fuera del país.

Para las que tienen visibilidad y para las que necesitan patrocinadores.

Para las deportistas y las periodistas que nos cuentan las hazañas.

Para las psicólogas, fisioterapeutas y médicas que nos arreglan la cabeza y el coscorrón.

Para las entrenadoras que apuestan por sacar lo mejor y las juezas, que nos sacan del campo si no lo somos.

Para las familias que apoyan y las que se forman compartiendo pasión.

Para las gestoras de sociedades y clubes que administrais pocos recursos y hacéis milagros.

Para las abogadas que defienden nuestros derechos y las leyes que nos amparan.

Para todas las asociaciones que pelean por sus derechos y los clubes por sus colores.

Para todas nosotras. Mujeres comprometidas con la gran pasión del deporte, asociadas y colaboradoras. Simpatizantes y cómplices de la visibilidad e igualdad de deporte de mujeres.

¡Felices Fiestas!