¿Hacemos leyes para cumplirlas o para protegernos de su incumplimiento? Caso RFEF

¿Hacemos leyes para cumplirlas o para protegernos de su incumplimiento? Caso RFEF

Como cada vez que traemos un artículo de María José López, tenemos que ser precisos en la lectura para poder entender el entramado de los vericuetos jurídicos.

La ley, la legalidad, sus múltiples interpretaciones, valoraciones o incumplimientos esquivos nos abruman, aburren, indignan y sobre todo, merman nuestra capacidad de ser efectivos y honrados. Hay mucho esquiva, mucho encubrimiento y mucho favor que se debe. Cumplir la ley o incumplirla, esa es la cuestión. Demasiadas interpretaciones y pocas sanciones.

Esto nos lo ha demostrado el sonado caso de la RFEF con Villar a la cabeza y ahora descabezado. Hablando con una representante del fútbol femenino a quien aprecio y valoro su trabajo, me sorprendía ver énfasis de su defensa sobre la cuestión de quien era más villano. Entre Villar y Tebas, la pregunta que puse sobre la mesa acabó inmediatamente con la defensa de uno sobre otro. ¿Qué han hecho por el fútbol femenino alguno de los dos en estos largos años de reinados?

Las leyes son las que marcan el marco jurídico de protección y garantías de toda la ciudadanía. A todas luces insuficiente, han sido demostrados muchos de los usos y abusos de los dineros públicos que en  manos de gestión privada se pasan  la igualdad por el mayor de los olvidos.

Así que, prestemos atención a las reglas del juego, y miremos que estamos haciendo y quien está garantizando que se cumplan las normativas. ¿Hacemos leyes para cumplirlas o para protegernos de su incumplimiento? ¿Todo vale? ¿A quién le interesa para no denunciar antes?

 

……….

¿Un código ético, o más estético: RFEF?

La formalidad de una sociedad crecida en democracia, y ávida de buenas costumbres y una ética apesadumbrada ha acelerado reformular sus instituciones y organizaciones de código éticos para dar credibilidad real a esa generalidad de estructura democrática. Y en esto, vinieron los Estados y elaboraron, además de sus códigos penales, sus leyes de trasparencia para vehiculizar buena práxis y mejores comportamientos.

 

Y en esta dirección, las organizaciones privadas, de toda índole han hecho lo mismo. Dadas las circunstancias y en el medio que escribo, hoy quisiera referirme, por lo convulsa de la situación a una institución deportiva, con soberanía y autonomía como es el caso de la Real Federación Española de Fútbol.

 

Y en este sentido indicar que la Comisión Delegada de la Asamblea General de la RFEF aprobó por unanimidad, el 28 de  enero de 2015, su Código Ético en el que define los valores esenciales de comportamiento y conducta en el seno de dicha institución. Un código ético que establece la obligatoriedad de adherirse a todos los que la componen.

 

Y en este sentido señala su preámbulo que “deberán igualmente renunciar a todo acto o actividad que perjudique dichos principios y objetivos. Respetarán, como máxima, el deber de lealtad hacia la FIFA y la RFEF, las Confederaciones, las Asociaciones, las Ligas y los Clubes, y deberán representar a estas entidades y comportarse hacia ellas con honestidad, dignidad, decencia e integridad”.

 

Destinando al Comité Jurisdiccional de la RFEF como el  órgano competente para desempeñar las funciones de aplicación del Código Ético, a través de una sección específica, especializada en la materia y configurada de acuerdo con el Código Ético de la FIFA, adecuado a la legislación española. Con dos instancias la decisoria y la de instrucción.

 

En ese mismo preámbulo se insiste en la alta responsabilidad de velar por la integridad y, muy importante, reputación del fútbol. De ahí que se insista en el concepto de proteger la imagen. Y es en este aspecto, el reputacional en el que anda enclavada la RFEF, y en el que una debiera preguntarse si ha tocado o toca haber actuado en el momento actual, en el que en el sumario demasiadas voces e intrigas o comportamientos parecen poder ser causa de aplicación del mismo, – marco de regulación-, definitorio de los valores esenciales de conductas, promovido desde el seno de la propia FIFA.

 

En el desarrollo del texto articulado, el artículo primero, insiste en ese concepto de aplicar sobre conductas que perjudiquen la reputación del fútbol, singularmente cuando ese comportamiento es ilegal, inmoral o carente de principios éticos. Por lo que una se pregunta si la aplicación del mismo no podría haber surtido efecto, y haber constituido causa efecto de decisiones en evitación de una intervención pública o inhabilitación temporal de terceros, por lo que consecuentemente nos interpela hacia hasta qué punto el código ético, es más un ejercicio estético, que un instrumento de corrección de legalidad o de comportamientos nada ejemplarizantes. 

 

De hecho, en su artículo 2, en relación con el punto tercero del preámbulo engloba a los sujetos sobre los que actúa ese código ético y quedan bien claro y referenciado:  “Oficial: Todo miembro de un órgano de gobierno, junta o comisión, árbitro y árbitro asistente, gerente deportivo, director deportivo, entrenador y cualquier otro responsable técnico, médico o administrativo de la RFEF, FIFA, Confederación, asociación, liga o club, así como todos aquellos que forman parte de la organización federativa según se establece en los Estatutos de la RFEF (excepto los futbolistas)”. Que luego queda incorporado estos últimos por mor del artículo segundo de los estatutos.

 

Continuando con las prescripciones del código ético, en su artículo décimo tercero, relata el iter de conducta que han de velar como elemento de cumplimiento del propio texto:

 

Artículo 13. Reglas generales de conducta 

2. Las personas sujetas al presente Código se obligan a observar toda la legislación vigente, así como la reglamentación de la RFEF, en la medida que les atañan. 

3. En el ejercicio de sus funciones, las personas sujetas al presente Código adoptarán un comportamiento ético. Asimismo se comportarán y actuarán de forma completamente digna, auténtica e íntegra.

4. En el ejercicio de sus funciones, las personas sujetas al presente Código no deberán abusar de ninguna manera de su cargo, en especial para obtener beneficios propios o ventajas personales.

Esto como principio vector de lo que se deduce de la aplicación del código ético, pero como aquí, y desde luego no es mi intención, por el concepto de presunción de inocencia y de veracidad, de señalar sobre lo que está sub júdice, lo que sí asombra, en el organigrama y el espíritu crítico de una organización como es la RFEF, es la corresponsabilidad y compromiso de los que la componen en ese deseo de cumplir con los parámetros establecidos sobre lo que es la protección de una conducta reputacional. Y en esta dirección, nos encontramos con el artículo dieciocho, bajo el epígrafe de la obligación de denunciar, cooperar y rendir de cuentas:

 1.-Las personas sujetas al presente Código deberán denunciar de inmediato cualquier posible contravención del mismo ante la Secretaría de la Sección de Ética del Comité Jurisdiccional.

2. A solicitud de la Sección de Ética del Comité Jurisdiccional, las personas sujetas al presente Código tienen la obligación de contribuir a la clarificación de los hechos o el esclarecimiento de posibles contravenciones y, en particular, de rendir cuentas sobre sus ingresos y presentar la evidencia solicitada para su inspección.

Por lo que siguiendo con la teorización de la capacidad de autogobierno de la institución, resulta extraño como mínimo la no puesta en funcionamiento de este artículo, y menos si son tantos, los que parecen que no estaban de acuerdo con este tipo de praxis. Praxis, que más adelante, en el artículo diecinueve se describen, bajo el concepto de conflicto e intereses.

Artículo 19. Conflicto de intereses 

 1.- Al formar parte de la RFEF, o antes de su elección o nombramiento, las personas sujetas al presente Código deberán dar a conocer todo interés que pueda estar relacionado con las funciones que ejercerán y las competencias que asumirán.

 2. Las personas sujetas al presente Código deberán evitar situaciones que puedan crear un conflicto de intereses. Un conflicto de intereses puede surgir si las personas sujetas al presente Código tienen, o dan la impresión de tener, intereses privados o personales que perjudiquen el cumplimiento de sus obligaciones de manera independiente, íntegra y resuelta. Se entiende por intereses privados o personales toda posible ventaja que redunde en beneficio propio, de parientes, amigos o conocidos

Aún más, para los que la aplicación de este código pudiera resultar insuficiente, se trae a colación, lo que en penal podría ya actuar de forma inmediata, y que desde el código ya se vislumbra, y es lo relacionado con conductas de tipificación, cohecho y corrupción:

Artículo 21. Cohecho y corrupción 

1.- Las personas sujetas al presente Código no deberán ofrecer, prometer, dar o aceptar  beneficio personal o económico indebido, ni de cualquier otra índole, a fin de conseguir o mantener un negocio o cualquier otro beneficio deshonesto de cualquier persona de la RFEF o ajena a esta. Tales actos están prohibidos, indistintamente de que se lleven a cabo de forma directa o indirecta a través de intermediarios o en colaboración con intermediarios o partes vinculadas a estos últimos, tal como se define en este Código. En particular, las personas sujetas al presente Código no deberán ofrecer, prometer, dar o aceptar ninguna ventaja económica indebida, ni de cualquier otra índole, por la ejecución u omisión de un acto relacionado con sus actividades oficiales y contrario a sus obligaciones o que recaiga en su discreción. Toda oferta de tal tipo deberá notificarse a la Sección de Ética del Comité Jurisdiccional, so pena de sanción.

2. Está prohibido que las personas sujetas al presente Código malversen fondos de la RFEF, independientemente de que lo hagan directa o indirectamente a través o en colaboración con intermediarios o partes vinculadas a estos últimos conforme a lo estipulado en el presente Código.

3. Las personas sujetas al presente Código deberán abstenerse de ejercer o tratar de ejercer toda actividad, o de adoptar un comportamiento que pudiera interpretarse como una conducta inapropiada o pudiera despertar sospechas de ello, tal como se describe en los apartados precedentes.

 

¿Qué viene a significar todo esto?

 

Pues algo que a veces algunos juristas describimos como textos articulados por la estética del momento, pero sin capacidad interna de aplicación de las propias organizaciones. Y lo más grave aún que encierra la arbitrariedad de unas omisiones que no sólo afectan al que parece ser el máximo responsable, sino a la propia capacidad regeneradora de la Institución.

 

Y al final de todo ello, acaba de unos episodios de intervención pública, cuando se tienen instrumentos para hacer frente a este tipo de comportamientos, que si son como los que se señalan, tienen cabida, ya en una primera instancia en la aplicación de este código ético. Y además, aviso a todos, la aplicación del mismo es obligación y derechos de todos los que conforman la RFEF. Y todo ello, con más de dos años ya de vigencia de este código.

 

María José López González

Abogada

Segundo Asalto. Vamos a poner la casa del revés.

Segundo Asalto. Vamos a poner la casa del revés.

Saludos desde la vuelta de la cortas vacaciones. Volvemos con una batería recargable y ecológica a volver a dar la cara por el deporte femenino.

Antes, os contaremos algunas de las reflexiones que hemos tenido en esta etapa estival. Estamos cogiendo el ritmo de trabajo con las nuevas incorporaciones al equipo de dirección. Son dos mujeres que conocéis bien y que son un referente para todas la deportistas de este país. Cristina Gallo y Paloma Zancajo vienen con más ideas de cómo sumar para seguir creciendo y colaborando de pleno con la larga lista que tenemos por delante.

¿Sabéis cuantas mujeres han ganado campeonatos mundiales, han batido récords, o se han colgado medallas y trofeos este verano?

El verano nos habrá dado moreno en la piel, pero los problemas de las deportista siguen siendo los mismos.Seguimos sin tener una ley actual que incorpore a la mujer en el deporte con las mismas garantías que sus compañeros masculinos.

  • Seguimos sin un marco jurídico que proteja a las mujeres deportistas.
  • Seguimos sin una liga profesional, por mucho que nos quieran meter la luz salvadora ( y su omnipresente logo) que nos garantice salarios profesionales, bajas, asistencia jurídica y sanitaria como las altas correspondientes en la seguridad social.
  • Seguimos con el grave y constante problema de no tener espacio en la sección de deportes los telediarios públicos, en las cadenas autonómicas y nacional,  con el detrimento en la falta de visibilidad y con ello, la incapacidad de poder tener patrocinadores.
  • Seguimos con las pelotas en los tejados de la corrupción, la malversación de fondos y pésima gestión la poca o nula transparencia en muchas de  las federaciones de este país, que se financian con dinero público.

Y más temas que tenemos en la agenda de trabajo. volvemos al  Congreso a exigir una ley del deporte y a denunciar todas y cada una de las discriminaciones que sufren las mujeres. En las federaciones, en los premios, en las vueltas ciclistas masculinas, en las ligas de fútbol, en las loterías del estado masculino, en el abuso de los contratos o su ausencia, en la prima de 53 euros de la liga de la luz… en tus derechos de imagen y el dinero que alguien está haciendo con ellos. En que pienses en tus compañeras paralímpicas que tienen más trabajo por delante, en las que se quieren quedar embarazadas y les quitan los contratos, en mi sobrina postiza que le he prometido que podrá jugar al fútbol y ganarse la vida .. Seguiremos peleando por ti y por todas mis compañeras.

Pero como asociación, tenemos que deciros que estamos hasta arriba de trabajo. Hay mucho y cada día venís con más. Os decimos lo mismo a todas, pero lo primero que tenéis que hacer es ASOCIAROS. Entre vosotras, como grupo deportivo, como territorial, como lo que queráis. No podemos ayudar a causas que se basan en un calentón y queréis hacer ruido o estas muy indignada.

Necesitamos tener consciencia de que el trabajo es a largo plazo y necesitamos tener una estrategia que nos de fortaleza.  Hemos escuchado el mantra de “es que trabajo y luego entreno y no tengo tiempo para más”. Error. Y gordo. Si te lesionas y nadie ha cotizado por ti, si que tendrás un problema. Aquí hay gente que trabaja ocho horas, entrena, compite, cuida a sus hijos y dedica su tiempo escaso en construir una  asociación que trabaje para que tengamos los mismos derechos.

Queremos que te asocies, o que se asocie tu asociación. Necesitamos tejer una fuerte red donde todas estemos protegidas. Este es uno de los valores del deporte, y vamos a hacer equipo. Gracias a las que estáis a bordo ya. A las que acabáis de incorporaros. Y a las que vendréis.

Merece la alegría el trabajo, el esfuerzo y las metas que vamos alcanzando. Seguimos trabajando para que cada una de vosotras, de nosotras, de ellas puedan tener un futuro profesional deportivo con las mejores garantías. El talento, nos sobra. 

Porque también estamos creciendo y produciendo más trabajo, con personas y empresas que se acercan a la AMDP para sumar con:

  • un departamento jurídico que te ayude con todo lo que necesites
  • una consultaría para poder seguir investigando y produciendo el material y los documentos que necesitamos sobre igualdad en el deporte.
  • poner una pica en Flandes y abrirnos a Europa y a la red de trabajo internacional.
  • una nueva área de trabajo para deportistas disca.
  • nuevas alianzas con empresas para que puedas estudiar en USA con una beca deportiva.
  • Seguir aumentando la presencia en los medios de comunicación generalistas y especializados.
  • asesoría y búsqueda de estrategias para tus proyectos deportivos. 

Y todo esto, sin empezar el curso. Pero ya te adelantamos que queremos crear una red fuerte de mujeres y hombres que trabajen por la visibilidad de las mujeres en el deporte. Y te necesitamos, así que haz hueco en tu vida, sea cual sea tu deporte y suma con nosotras. Vamos a poner la casa patas arriba… are you ready?

Bienvenidas al ring. 

Feliz Cuatro de Julio. Feliz Cumpleaños AMDP.

Feliz Cuatro de Julio. Feliz Cumpleaños AMDP.

Hemos pasado un año de aprender que el deporte femenino sigue necesitando mucha atención. Demasiados retos para las más de 771.746 mujeres deportistas federadas en nuestro país. Somos el 21,5% frente a  los 78%  2.814.387 de licencias masculinas. En los cuadros técnicos, los datos no existen o son irrelevantes. Este es  país que no quiere mucho a sus mujeres. Lo hemos comprobado este año donde muchas de vosotras os acercáis a la AMDP para contar que las cosas, no van bien. Que después de la foto de la medalla,  la realidad se muestra oscura.

Este año hemos aprendido que ser medalla olímpica no garantiza una continuidad en al carrera deportiva. Y llegar hasta conseguir ese puesto entre las mejores del mundo, después del esfuerzo y del sacrifico, de ser Marca España y de llevar a lo más alto cualquier carrera deportiva, no es garantía de nada. Tampoco lo es la copa del mundo, ni de Europa… y eso si ganas. Y si no? Y si te lesionas?

Tenemos demasiados frentes a los que seguir atacando con fuerza. Una ley del deporte de este siglo XXI donde la igualdad 50-50 sea un hecho y no un titular. Unas políticas audaces capaces de desmontar el abandono de las mujeres en el deporte. Unas leyes que acaben con la corrupción y con la mala gestión de las federaciones. Unos medios de comunicación públicos que corten desde ya el abuso sistemático de los canales de televisión para exhibir cada día, en prime time los logros del fútbol masculino. Un dinero que se paga con los impuestos de todas y todos y que incumple hasta la obscenidad cualquier ley de igualdad. El derecho a la información, incluida la información deportiva debe de ser tratado con todo el rigor e igualdad. Hay muchos deportes, esos que llaman minoritarios ( sic) y cada fin de semana, tenemos campeonas en este país.

Los viejos mantras que amparan la audiencia en una RTVE de servicio público, ya no sirven. Ni para las televisiones autonómicas ni locales. Deben de sustentar un servicio a la ciudadanía. El dinero público y su gestión deben de estar sometidos a una ley de transparencia. Y no a la lamentable situación de invisibilidad a la que las mujeres están sometidas con la complacencia del 50 % de la población masculina. Un 90% de deporte masculino frente a un escaso 5%. Seguimos ahí. Por mucho que el señor secretario de estado diga que hemos conquistado portadas. Será en sueños. La realidad es muy clara. La relación con la visibilidad y el patrocinio está unida. La invisibilidad y la ausencia de recursos económicos es la misma de siempre.

Tampoco nos sirven estos grandes alardes de publicidad institucional, donde lo que supuestamente iba a ser la luz verde para el deporte femenino, se basa en unos ingresos (que se iban a hacer de todas las maneras) de 2M y unas deducciones fiscales del 90%. Y una prima por ganar la liga para cada jugadora de 53 euros. Eso, es el abuso de los derechos de imagen de las mujeres deportistas porque no reciben una remuneración acorde ni profesional. Y eso, con las bendiciones de  un CDS que se ampara en programas que venden a bombo y platillo y que estamos testando son a todas luces ineficaces e insuficientes. De momento, no llega al 9% el número de mujeres beneficiadas en ayudas a los estudios, o cursos o matrículas o ayuda para cuidado de la prole. Nada que veamos que es específico de la mujer. Así que seguiremos instando a que este programa desaparezca por carecer de utilidad. Que se incluya en los presupuestos generales y que se reparta al 50-50. Con políticas que incentiven la participación igualitaria de las deportistas incluyendo los cuerpos técnicos.

Las políticas sirven, las leyes son necesarias, su cumplimiento obligado y su incumplimiento penado. 

Hemos preparado una memoria con todas las actividades que hemos hecho y ahora nos juntaremos para preguntarnos qué vamos a seguir haciendo en el próximo año. Ampliar las alianzas con todas vosotras. Seguir escuchando los problemas que hay en el deporte femenino y sobre todo, construir.

Es básico seguir aumentando el tejido asociativo deportivo para poder tener mayor capacidad organizativa. Debemos ser más responsables con nosotras mismas y creer que podemos profesionalizar y monetizar el deporte como forma de vida. SI. Queremos y podemos vivir del deporte. Y para eso, seguiremos insistiendo en la necesidad de que os asocies. Cada club, cada equipo, cada deporte. Por comunidades o por deporte. Nos dá igual. Con la AMDP o con la Asociación de mujeres de ciclismo Asturiana.  Señoras, es la única manera de ser más efectivas en nuestras peleas y reivindicaciones, Asóciense. Y verán que hay muchas reivindicaciones comunes. 

Porque cuando hablamos de igualdad, hablamos de todas. Atletas, periodistas, paralímpicas, entrenadoras, deportistas, fisioterapeutas, árbitras…. todas a una para conquistar este espacio que es nuestro por derecho. Y todas unidas. Con las madres que nos apoyan, las empresas que nos financian y algunos hombres que se están sumando a este reto de acompañarnos en el camino de la igualdad.

Tenemos uno de nuestros doce retos conseguidos. El programa de España Compite se podrá utilizar esperemos que pronto. Un programa que sirve para que el dinero que os donan empresas y familias puedan tener una deducción fiscal del 40%. Está aprobado y esperamos que lo vuelvan a poner en marcha pronto  y nos beneficiemos todas. ( y todos)

Gracias por ser. Por estar y por enseñarnos cada día que esto no es fácil. Para que no abandonemos y seamos cada vez más. Que nos tenemos y que hay que seguir peleando.

Estamos juntas y estamos cambiando las reglas del juego.

Disfrutemos de los fuegos. Celebremos. Y volvamos al trabajo.

 

 

 

 

 

Un pacto desde el mundo del deporte (a propósito del nuevo marco normativo)

Un pacto desde el mundo del deporte (a propósito del nuevo marco normativo)

Los días 6, 7 y 8 de junio ha tenido lugar unas jornadas entre el COE y el CSD, acerca de un nuevo marco jurídico para el deporte, coordinadas brillantemente por Carmen Pérez y Alberto Palomar. Unas jornadas que han puesto de relieve la necesidad de llevar a cabo un cambio normativo.

 

Y hacerlo, teniendo en cuenta que la realidad de 1990 no es igual que a la de 2017. Con ser una obviedad, no deja de ser sustancial de fondo para ponerlo de manifiesto. De hecho, desde la confluencias de todos los sectores del deporte – COE, Federaciones, Asociaciones de deportistas, Ligas, expertos en la materia, entre otros- se han señalado elementos de calado con los que estamos conviviendo y que rinden cuenta, respecto a la necesidad de ese cambio.

 

En cuestiones que siguen muy presentes, una Ley del Deporte de 1990, que actuaría como una ley de armonización que ha visto decaer algunos de sus títulos, que permanece ajena al deporte femenino. De hecho, ni se ha planteado la transversalidad que supuso la Ley de Igualdad de 2007.

 

Y que tiene como compañeros de reparto normativos, entre otros, al Real Decreto de 1993, que regula el seguro obligatorio que todavía cuenta en pesetas; y que tiene otro Real Decreto de 1991 de Federaciones Deportivas, que sólo habla de ligas profesionales por sexo, en el artículo 24.

 

Un marco normativo que no ha sabido arrancar en la definición ya superada, por la propia historia de nuestro país, en relación al papel de las Federaciones, y a su proceso de publificación, con graves controversias en materias que debieran constituir parte del principio de la capacidad de autogobierno de las federaciones, en su concepto de sociedad civil.

 

Cuestiones de inexistencia de Ligas Profesionales, con falta de concreción de derechos laborales, que están desembocando en una clara discriminación como trabajadoras en el ámbito del deporte, ante, por ejemplo, ausencia de convenios colectivos.

 

O cuestiones tan sustanciales, como ese deportista y esa deportista que ejerce gran parte de su tiempo en su actividad deportiva y no tiene remuneración alguna, o ni siquiera se plantea. Y termina su carrera deportiva, unos veinte años vinculados – con dedicación exclusiva-, y nunca han cotizado por ellos.

 

Y dejan el deporte a los treinta años, y esa experiencia no le corresponde algún tipo de habilitación para el ámbito profesional. O ¿por qué no se ha desarrollado la disposición adicional sexta, de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, de participación de la recaudación en las apuestas deportivas, que fija que se reglamentará para fijar un porcentaje con retorno al deporte.

 

Y ¿para cuándo la definición del deportista profesional? Una definición más allá del 1006/1995, que regula el deportista vinculado a un deporte colectivo, pero ¿qué ocurre con el deportista que no está dentro de una disciplina de deporte colectivo?, ¿cuál es su marco regulatorio al que acogerse?

 

Y una encuentra, por ejemplo, que deportistas de golf se acogen a convenios colectivos de oficinas y despachos, ante toda esa innominada capacidad de definición de deportista profesional. ¿Para cuándo una vinculación real del mundo académico y mundo deportivo, en el ámbito de la Universidad pública, como sistema lógico de pertenencia de estos deportistas al ámbito de la Universidad de nuestro país.

 

La falta de concepto de deportista profesional y carrera profesional del deportista, sesgada, a veces, por el denominado deporte rey, se nos olvida que hay miles de deportistas que permanecen ajenos a derechos laborales como tales.

 

Y de todo ello podríamos poner ejemplos, el hecho que se da, que todos los deportistas extranjeros en ligas que no son profesionales – las femeninas todas-, o semiprofesionales – algunas masculinas-, tienen contratos los deportistas y las deportistas extranjeros, por requerimiento de la propia legislación española, por mor de la residencia; pero, en cambio, las y los deportistas españoles que no se encuentran en esa situación permanecen sin contrato.

 

Y esto ya sí que constituye una paradoja, de carácter discriminatorio. Y a más a más, para cuándo una ley de mecenazgo real, de inversión del sector privado en el deporte. Siendo conscientes que el dinero público al deporte es escaso y nunca va a poder, dada las circunstancias satisfacer el desarrollo de un sector que quiere ser propio, como identidad de una realidad identificable.

 

En esas mismas jornadas se ha puesto de manifiesto toda una serie de controversias jurídicas, que no están resueltas en relación al dopaje, la disciplina deportiva, la violencia en el deporte, la fiscalidad de los deportistas, el verdadero modelo federativo, como definición de futuro marco de corresponsabilidad deportiva en nuestro país.

 

Por lo que se pudo observar en las jornadas, hubo gran unanimidad a ese necesario cambio, y que ese necesario cambio debería hacerse muy consensuado. Y algunas, en ese consenso consideramos que debería comenzar con un pacto desde el mundo del deporte, para trasladar al resto de la sociedad, así como a los poderes legislativos y ejecutivo.

 

María José López González

Abogada

SOS deporte femenino.

SOS deporte femenino.

Nos trae Cristina Gallo otro de los gritos de los clubes ahogados por la falta de recursos. 

El Recreativo IES La Orden de Huelva, actual campeón de la división de honor de bádminton y vigente bronce europeo, sigue sin conseguir el dinero que necesita para inscribirse en el Campeonato de Europa de Clubes, que se disputarán en Milán en junio. Sólo cuenta con 900 de los 10.000 euros que necesita para participar.

El tetracampeón de España de bádminton continúa buscando inversores que apuesten por el club onubense y ha vuelto a hacer a hacer un llamamiento a los empresarios para recabar su apoyo. Únicamente han obtenido 900 euros por parte de una empresa y un onubense, que de forma anónima han realizado una donación. Gracias

El plazo de inscripción para el Campeonato de Europa finaliza el próximo 2 de mayo y, si el club se inscribe y luego renuncia por no contar con los medios económicos suficientes para participar, sería multado.

Y luego se harán todos fotos con campeonas como Carolina Marín que ha salido de este club. Para que haya más jugadoras y jugadores como ella hacen falta apoyos en la base. Sin recursos, no se llega.

Este es el resultado de la mala gestión de las personas encargadas del dinero público destinado al deporte. Estamos en plena fase de aprobación de los presupuestos generales del estado y seguimos en las mismas. Las mujeres no podemos competir, nos vemos obligadas a mendigar para poder entrar en las competiciones internacionales, las nacionales o las locales. 

Hablan y se les llena la boca de lo bien que lo hacen, que el deporte femenino nunca ha estado mejor. No se equivoquen, esta fatal. Cada día nos llegan casos de clubes o atletas que van al CSD y les dicen que les pueden ofrecer… el logo. ¡El Logo de mujer y deporte! jajajajajajajajajajjajajaajajajajajaja….

Estas mujeres son campeonas y están exigiendo una respuesta profesional. Y ustedes, gestores de lo público, demuestran su no saber hacer. Hablamos con deportistas que nos cuentan cómo van 12 representantes de una federación a los juegos de … China y luego no hay dinero para los deportistas.

La corrupción en las federaciones y la mala gestión de los guardianes de ese dinero por parte del  es patente. Se lo volvemos a repetir, acaben de una maldita vez con las miserias de mujer y deporte. Metanse el programa, literalmente, en las arcas generales y repartan 50-50. Eso es igualdad, el resto es una mala política deportiva. Una farsa más.

Volvemos a leer el Manifiesto de Mujer y Deporte del CSD y nos parece de humo… Y siete años de políticas que no llegan a puerto. 

  • Utilizar las posibilidades que ofrece el deporte como vehículo de formación de las personas y como transmisor de valores, con el fin de superar prejuicios y estereotipos que impiden a las mujeres y a los hombres desarrollarse según sus expectativas personales y su potencial individual.

 

  • Incluir la perspectiva de género en las políticas de gestión de la actividad física y el deporte para garantizar la plena igualdad de acceso, participación y representación de las mujeres, de todas las edades y condición, en todos los ámbitos y a todos los niveles: como practicantes, gestoras, dirigentes, entrenadoras, técnicas, árbitras, juezas, periodistas e investigadoras.

 

  • Introducir el Principio de Igualdad de Oportunidades como una máxima de calidad en la gestión dentro de la responsabilidad social corporativa de todas aquellas instituciones o entidades relacionadas con la actividad física y el deporte.

 

  • Facilitar el acceso y promoción de las mujeres en el deporte de competición, favoreciendo su incorporación y reconocimiento deportivo y social en el alto rendimiento y posibilitando la conciliación de su formación académica, desarrollo personal y profesional.

 

  • Fomentar el empleo de estrategias coeducativas en el ámbito escolar y deportivo, así como contextos de participación y práctica que faciliten la incorporación de chicas y de chicos a todo tipo de actividades como hábito permanente.

 

  • Asegurar la formación con perspectiva de género de los y las profesionales de la actividad física y del deporte, de acuerdo con las exigencias que establece la normativa legal vigente para los diferentes niveles: universitario, formación profesional, enseñanzas técnicas y cursos de formación permanente.

 

  • Promover la investigación en materia de mujer y deporte con el fin de que sirva de apoyo a políticas de igualdad efectivas en el deporte, así como para la aplicación de programas y elaboración de herramientas y otros materiales que permitan avanzar hacia una actividad física y deportiva cada vez más equitativa.

 

  • Apoyar la formación de redes y equipos multidisciplinares en el ámbito deportivo donde los/las profesionales expertos/as en igualdad y en deporte intercambien sus conocimientos y experiencias para favorecer la igualdad y eliminar las barreras que aún la dificultan.

 

  • Reflejar en los medios de comunicación una imagen positiva de las mujeres en el deporte, diversificada, exenta de estereotipos de género y como modelos de éxito personal, profesional y social.

Se lo pasaremos a las campeonas que no pueden ir a las competiciones por falta de recursos. Se lo pasaremos a las deportistas que nos llaman pidiendo visibilidad mientras que ustedes siguen regalando cada día horas de prime time televisivo y radiofónico al Real Madrid y el peinado de Piqué. Vergüenza debería de darles.

Seguimos sin una ley del deporte igualitaria y actual, sin un estatuto de la deportista, sin liga profesional femenina, sin espacio equitativo en las políticas deportivas, sin poder estar en loterias y apuestas del estado, sin tener referentes, sin cotizar a la seguridad social, sin recibir dinero de nuestra imagen, sin pasar del 8% de cobertura mediática, sin patrocinadores, sin recursos para competir…

Seguiremos recordando hasta que lo tengamos. Seguiremos escuchando el grito del deporte femenino que se ahoga por falta de recursos, seguiremos denunciando hasta que cumplan las leyes. Seguiremos hasta que lo consigamos.  50-50 es igualdad.

MM