Enfermedades laborales e incapacidades en el deporte.

Enfermedades laborales e incapacidades en el deporte.

El concepto de la salud es y debe ser clave en la articulación de una verdadera política pública deportiva. De hecho, nuestro texto constitucional en su artículo 43 así lo establece, la unión entre salud, hábitos saludables y práctica deportiva. La cuestión ahora es conocer si efectivamente se da continuidad a la literalidad del texto constitucional.

 

Esto es, si verdaderamente hay un enganche real entre la salud y la práctica del deporte a todos los niveles. Porque, no hemos de obviar que la Ley Orgánica 3/ 2013 de 20 de junio se denomina de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje.

 

Por tanto, hay una referencia al bienestar clara, en una Ley, que hay que indicar se ha centrado y ha requerido la mirada en el tema del dopaje, más allá de la salud, que es lo que, quizás, para algunos constituía la verdadera innovación de la misma. De hecho, su artículo primero señala:

 

“El objeto de la presente Ley es establecer un marco general de prevención de la salud y de lucha contra el dopaje en el ámbito de la práctica deportiva, en particular en el ámbito del deporte organizado o con licencia deportiva, en consonancia con los compromisos internacionales asumidos por España, con el propósito de establecer un entorno en el que predominen el juego limpio, la superación personal y la realización saludable del deporte”.

 

Y todo ello en consonancia con su artículo tercero, cuando concreta el significado de la protección de la salud:

 

“Se considera como protección de la salud en el ámbito del deporte el conjunto de acciones que los Poderes Públicos exigen, impulsan o realizan, según su respectivo ámbito de competencias, para conseguir que la práctica deportiva se realice en las mejores condiciones para la salud de los deportistas, así como para que se prevengan las consecuencias perjudiciales que puedan provenir de la actividad deportiva, especialmente, en el deporte de alta competición”.

 

Al hilo de esto, y analizando consecuencias que la práctica deportiva produce, quisiera hacer un ejercicio de  reflexión, sobre un tema que aún hoy, puede ser considerado como tabú, porque pone en evidencia todo este concepto de la salud del deportista, y su proyección en su ámbito profesional; e incluso, en su condición de ex deportista, y tiene que ver, una vez adentrado en la actividad propia del deportista, con aquellas consecuencias que son encuadrables en los conceptos de accidente laboral, en un mercado poco reconocible laboralmente, especialmente, en el ámbito de la mujer deportista, y en el denominado deportista autónomo.

 

Y en este sentido, quiero traer a esta reflexión el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en cuyo artículo 156, nos define que se entiende como accidente de trabajo.

 

Artículo 156.- Concepto de accidente de trabajo.

 

Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.

 

Y algo que no es ajeno al deportista de élite, por definición, que determina determinas secuelas, y que tiene que ver con el tema de la enfermedad profesional.

 

Artículo 157.- Concepto de enfermedad profesional.

 

Se entenderá por enfermedad profesional la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional.

 

Pues bien, estos temas que en el ámbito laboral común han sido conformados, como parte de la garantía de derechos laborales de los trabajadores. Queda muy subsumido en el del deportista profesional y casi anecdótico en el ámbito del deporte femenino profesional, ante la ausencia de ligas profesionales, convenios colectivos, y una mínima presencia de relaciones contractuales, no más del cinco por ciento en la ligas más destacas – fútbol y baloncesto femenino-.

 

Porque la clave aquí es demostrar que esa lesión o ese accidente ha tenido su origen en el ámbito laboral; unido a ello en, ocasiones,  a algún tipo de incumplimiento empresarial, vinculado a las obligaciones de prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud del trabajador, que por mor de estas circunstancias estaría facultado para reclamar (penal, civil o laboral)  una compensación económica  por los perjuicios sufridos por la salud.

 

Aún más, y esto sí que es frecuente en el mundo del deporte, por el tema de los desplazamientos, la sentencia  de la sala 4 del TS  de 23 de diciembre de 2013 consideró accidente “in itinere”, el sufrido por un trabajador que se desplazaba el domingo  por la noche desde su domicilio  familiar a su residencia de trabajo para iniciar la jornada al día siguiente por la mañana.

 

La sentencia destaca que la respuesta judicial debe adaptarse a las nuevas formas de organización personal vinculadas con el trabajo donde una creciente movilidad de los trabajadores se ha convertido en una realidad cotidiana.

 

Y en el deportes, sin duda. Habiendo producido un concepto de ampliación de la laboralidad a todo el tiempo en que el trabajador desplazado, en consideración a la prestación de sus servicios ve sometidas sus decisiones a la empresa.

 

Estas reflexiones, a modo de apunto, que traigo en este artículo vienen a servir, una vez más, de punto de inflexión sobre ese concepto de laboralidad reducida, en el que sigue habitando el deporte profesional en nuestro país, si exceptuamos la dos grandes ligas profesionales masculinas. Y que evidencia, una vez más, la necesidad de ir armando un nuevo marco normativo, donde se establezcan toda esa formulación, que lleve aparejado un régimen jurídico del deportista y la deportista profesional.

 

María José López González

Abogada

SOS deporte femenino.

SOS deporte femenino.

Nos trae Cristina Gallo otro de los gritos de los clubes ahogados por la falta de recursos. 

El Recreativo IES La Orden de Huelva, actual campeón de la división de honor de bádminton y vigente bronce europeo, sigue sin conseguir el dinero que necesita para inscribirse en el Campeonato de Europa de Clubes, que se disputarán en Milán en junio. Sólo cuenta con 900 de los 10.000 euros que necesita para participar.

El tetracampeón de España de bádminton continúa buscando inversores que apuesten por el club onubense y ha vuelto a hacer a hacer un llamamiento a los empresarios para recabar su apoyo. Únicamente han obtenido 900 euros por parte de una empresa y un onubense, que de forma anónima han realizado una donación. Gracias

El plazo de inscripción para el Campeonato de Europa finaliza el próximo 2 de mayo y, si el club se inscribe y luego renuncia por no contar con los medios económicos suficientes para participar, sería multado.

Y luego se harán todos fotos con campeonas como Carolina Marín que ha salido de este club. Para que haya más jugadoras y jugadores como ella hacen falta apoyos en la base. Sin recursos, no se llega.

Este es el resultado de la mala gestión de las personas encargadas del dinero público destinado al deporte. Estamos en plena fase de aprobación de los presupuestos generales del estado y seguimos en las mismas. Las mujeres no podemos competir, nos vemos obligadas a mendigar para poder entrar en las competiciones internacionales, las nacionales o las locales. 

Hablan y se les llena la boca de lo bien que lo hacen, que el deporte femenino nunca ha estado mejor. No se equivoquen, esta fatal. Cada día nos llegan casos de clubes o atletas que van al CSD y les dicen que les pueden ofrecer… el logo. ¡El Logo de mujer y deporte! jajajajajajajajajajjajajaajajajajajaja….

Estas mujeres son campeonas y están exigiendo una respuesta profesional. Y ustedes, gestores de lo público, demuestran su no saber hacer. Hablamos con deportistas que nos cuentan cómo van 12 representantes de una federación a los juegos de … China y luego no hay dinero para los deportistas.

La corrupción en las federaciones y la mala gestión de los guardianes de ese dinero por parte del  es patente. Se lo volvemos a repetir, acaben de una maldita vez con las miserias de mujer y deporte. Metanse el programa, literalmente, en las arcas generales y repartan 50-50. Eso es igualdad, el resto es una mala política deportiva. Una farsa más.

Volvemos a leer el Manifiesto de Mujer y Deporte del CSD y nos parece de humo… Y siete años de políticas que no llegan a puerto. 

  • Utilizar las posibilidades que ofrece el deporte como vehículo de formación de las personas y como transmisor de valores, con el fin de superar prejuicios y estereotipos que impiden a las mujeres y a los hombres desarrollarse según sus expectativas personales y su potencial individual.

 

  • Incluir la perspectiva de género en las políticas de gestión de la actividad física y el deporte para garantizar la plena igualdad de acceso, participación y representación de las mujeres, de todas las edades y condición, en todos los ámbitos y a todos los niveles: como practicantes, gestoras, dirigentes, entrenadoras, técnicas, árbitras, juezas, periodistas e investigadoras.

 

  • Introducir el Principio de Igualdad de Oportunidades como una máxima de calidad en la gestión dentro de la responsabilidad social corporativa de todas aquellas instituciones o entidades relacionadas con la actividad física y el deporte.

 

  • Facilitar el acceso y promoción de las mujeres en el deporte de competición, favoreciendo su incorporación y reconocimiento deportivo y social en el alto rendimiento y posibilitando la conciliación de su formación académica, desarrollo personal y profesional.

 

  • Fomentar el empleo de estrategias coeducativas en el ámbito escolar y deportivo, así como contextos de participación y práctica que faciliten la incorporación de chicas y de chicos a todo tipo de actividades como hábito permanente.

 

  • Asegurar la formación con perspectiva de género de los y las profesionales de la actividad física y del deporte, de acuerdo con las exigencias que establece la normativa legal vigente para los diferentes niveles: universitario, formación profesional, enseñanzas técnicas y cursos de formación permanente.

 

  • Promover la investigación en materia de mujer y deporte con el fin de que sirva de apoyo a políticas de igualdad efectivas en el deporte, así como para la aplicación de programas y elaboración de herramientas y otros materiales que permitan avanzar hacia una actividad física y deportiva cada vez más equitativa.

 

  • Apoyar la formación de redes y equipos multidisciplinares en el ámbito deportivo donde los/las profesionales expertos/as en igualdad y en deporte intercambien sus conocimientos y experiencias para favorecer la igualdad y eliminar las barreras que aún la dificultan.

 

  • Reflejar en los medios de comunicación una imagen positiva de las mujeres en el deporte, diversificada, exenta de estereotipos de género y como modelos de éxito personal, profesional y social.

Se lo pasaremos a las campeonas que no pueden ir a las competiciones por falta de recursos. Se lo pasaremos a las deportistas que nos llaman pidiendo visibilidad mientras que ustedes siguen regalando cada día horas de prime time televisivo y radiofónico al Real Madrid y el peinado de Piqué. Vergüenza debería de darles.

Seguimos sin una ley del deporte igualitaria y actual, sin un estatuto de la deportista, sin liga profesional femenina, sin espacio equitativo en las políticas deportivas, sin poder estar en loterias y apuestas del estado, sin tener referentes, sin cotizar a la seguridad social, sin recibir dinero de nuestra imagen, sin pasar del 8% de cobertura mediática, sin patrocinadores, sin recursos para competir…

Seguiremos recordando hasta que lo tengamos. Seguiremos escuchando el grito del deporte femenino que se ahoga por falta de recursos, seguiremos denunciando hasta que cumplan las leyes. Seguiremos hasta que lo consigamos.  50-50 es igualdad.

MM